400 mujeres argentinas participan de un megajuicio por fraude con implantes mamarios

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El proceso de cinco directivos de la firma francesa PIP, que fabricó prótesis mamarias fraudulentas implantadas en cientos de miles de mujeres en el mundo, se inicia este miércoles en Marsella (sur de Francia).

En Argentina, casi 400 mujeres participarán en una acción colectiva ante la justicia civil contra el fabricante francés Poly Implant Prothèse (PIP) y sus aseguradoras.

Del 17 de abril al 17 de mayo, cinco directivos de la firma francesa Poly Implant Prothèse (PIP) comparecerán por engaño agravado y estafa por haber fabricado implantes mamarios con un gel de silicona impropio para uso médico en reemplazo del gel médico homologado. Los acusados son pasibles de cinco años de prisión.

Unas 30.000 mujeres son concernidas en Francia (cerca de 80.000 prótesis vendidas entre 1999 y 2010) y decenas de miles de víctimas en el extranjero, muchas de ellas en América Latina.

Personaje central de la causa, el fundador de la empresa, Jean- Claude Mas, de 73 años de edad, asumió fríamente el fraude durante la investigación, afirmando que «la fórmula era perfecta».

Su empresa vendió durante años prótesis mamarias que contenían un gel de silicona insdustrial impropio para uso médico, «porque era más barato» que el gel homologado.

La investigación de esta causa terminó a fines de 2011. Según la fiscalía, se presentaron hasta ahora 5.127 demandantes. Estas son en su gran mayoría francesas (95%), pero hay también argentinas, austríacas, suizas, belgas, españolas y británicas.

Toda portadora de implantes PIP puede declararse demandante en este proceso hasta la víspera de la requisitoria de la fiscalía (en principio el 14 de mayo).

Paralelamente a a este proceso, otros dos procedimientos judiciales están en curso en Francia por el escándalo PIP. Uno por heridas y homocidio involuntarios y otro sobre los flujos financieros generados por el fraude y sobre el patrimonio de los directivos de la empresa antes y después de la declaración de quiebra.

Más allá del primer proceso y de las cinco inculpaciones, los defensores de las víctimas tratan de establecer otras responsabilidades del lado de la empresa de control alemana TÜV, de los proveedores de siliconas de PIP o de la agencia francesa de seguridad de los productos de salud.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA