Al menos 700 personas murieron en los últimos nueve días de combates entre los insurgentes sirios y el EIIL

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Después de nueve días de constantes combates, el saldo de víctimas fatales asciende a 697 personas, de los cuales 351 pertenecen a milicias laicas e islamistas sirias, 246 al EIIL y el centenar restante a civiles.

Cerca de 700 personas murieron en los últimos nueve días de combates entre milicias insurgentes sirias y el también opositor Estado Islámico de Irak y del Levante(EIIL), un grupo vinculado con Al Qaeda, en el norte, centro y este del país árabe, informó una organización opositora.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una organización que desde Londres apoya a la insurgencia que pelea contra el gobierno de Bashar Al Assad, los enfrentamientos se concentraron en las provincias de Idleb, Alepo y Al Raqa, en el norte del país; en Homs y Hama, en el centro; y en Deir el Zur, en el este.

Después de nueve días de constantes combates, el saldo de víctimas fatales asciende a 697 personas, de los cuales 351 pertenecen a milicias laicas e islamistas sirias, 246 al EIIL y el centenar restante a civiles, según reprodujo la agencia de noticias EFE.

Los choques entre grupos insurgentes no es un elemento nuevo en la guerra civil que azota a Siria hace más de dos años y medio y que ya se cobró más de 130.000 muertos, según el Observatorio, y forzó a huir a más de 6,5 millones de sirios, según la ONU.

La guerra que azota al país hace más de dos años y medio, escaló en los primeros días de 2014 inaugurando un período de guerra abierta entre un frente heterogéneo de milicias opositoras Sin embargo, la confrontación escaló en los primeros días de 2014, inaugurando un período de guerra abierta entre un frente heterogéneo de milicias opositoras, que van desde los laicos apoyados públicamente por las potencias occidentales hasta grupos islamistas, algunos incluso vinculados también con Al Qaeda.

En un principio los combates se concentraron en la mitad norte del país, fronteriza con Turquía, uno de los vecinos que desde el comienzo del conflicto armado apoya al amplio espectro opositor sirio.

Mientras la insurgencia continuaba disputando territorio y poder al gobierno de Bashar Al Assad, en el norte, las milicias opositoras empezaron a perder el terreno ganado a manos de los combatientes del EIIL, dueños de tácticas más radicales, como ejecuciones masivas, secuestros de trabajadores humanitarios y periodistas, y la instalación de una estricta ley islámica.

El Frente al Nusra, que está también vinculado a Al Qaeda pero mantiene cierta rivalidad con el EIIL, propuso el pasado día 7 un plan para terminar con los combates entre los insurgentes, que incluía un alto el fuego y un intercambio de prisioneros.

Aunque vinculados en sus orígenes, el Frente Al Nusra y el EIIL operan por separado desde que el líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, declarara al primero como la filial oficial de la red en Siria y llamara al segundo a limitar sus operaciones a Irak.

No está del todo claro el rol del Frente Al Nusra en los actuales combates. Según el Ejército Sirio Libre, la mayor milicia laica, y otros grupos que combaten al EIIL, Al Nusra coopera en la ofensiva contra el EIIL, aunque el Observatorio afirma que hasta ahora se ha mantenido mayormente neutral.

Pero mientras no está claro cuál es la posición actual de la cúpula de Al Qaeda, el EIIL no sólo está avanzando en Siria en detrimento del resto del frente opositor, sino que en los últimos días consiguió su mayor protagonismo en años en Irak, su base originaria.

En sólo unos días logró avanzar y controlar gran parte de las dos principales ciudades del oeste de Irak, fronterizo con Siria, ganándose otra vez la atención del mundo entero.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA