Alberto-Enrique: “… Pese a quien le pese, le duela a quien le duela”

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

En política cuando un dirigente toma decisiones que no estaban en la lista de lo esperado por su gente, por lo general suele justificarse avisando que «se vienen otras épocas» y las medidas pueden doler, molestar o no gustar, pero insiste en que es lo conveniente, lo justo o lo mejor.

Enrique Ponce apeló a esas reflexiones ya escritas en política. “Le pese a quien le pese y le duela a quien le duela”, dijo ayer en la firma de contrato para que la Provincia pavimente las primeras 250 cuadras de un total de 1000 y al ratificar la alianza con el gobernador, Alberto Rodríguez Saá.

Por supuesto que el mensaje, está claro, no fue para los vecinos que se beneficiarán con esa obra y es algo muy positivo y bueno para la ciudad. De hecho que Rodríguez Saá y Ponce hayan puesto fin a la pelea de años es muy saludable.

Las palabras de Ponce estaban dirigidas a su propia tropa, a los dirigentes del Frente para la Victoria, al peronismo díscolo de San Luis y los anti Rodríguez Saá, que no saben cómo digerir tamaño sapo.

Muchos de los que acompañan a Ponce en la función pública y como dirigentes de ese espacio no les ha quedado calificativo para atacar a los Rodríguez Saá y ahora tienen que entrar sonrientes a Terrazas.

El acuerdo Ponce- Rodríguez Saá es altruista y hace grande a la política de San Luis. Se trata de dos autoridades electas por la gente y tienen todas las facultades para tomar esas decisiones.

Alberto y Enrique vinieron de alguna manera a cerrar una de «las grietas puntanas». Esta periodista fue señalada hasta el hartazgo como referente de un lado o del otro de la zanja. También atacada, incluso físicamente en algunas coberturas periodísticas acusada de «operar» a favor del oficialismo provincial, y desde este punto a veces ninguneada por ser complaciente con el poncismo. Al fin eso parece por ahora no correr más.

Lo que asquea de la política son esos personajes que siguen al lado de Ponce hipócritamente sonriendo, al igual que los periodistas que trabajan para el jefe Comunal y que ahora deben escribir bien, alabando a Rodríguez Saá.

Un veterano peronista siempre me repite cada vez que le consulto algo sobre la realidad política de San Luis: “Rodríguez Saá hay por muchos años más. ¿Sabes por qué?, porque son coherentes y en política parece nadie darse que la coherencia paga muy bien, ellos siempre fueron iguales, los que van cambiando son los otros”.

En la Municipalidad deberían escuchar el mensaje de su Jefe: “… Pese a quien le pese, le duela a quien le duela” y dejar la función pública. No pueden seguir destilando odio en los bares o con indirectas en redes sociales. Si les pesa y duele, no pueden seguir en esos cargos sólo por el sueldo.

Yamila Fernández

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA