Cada año, más puntanos se suman a las celebraciones del querido Santo Cura Brochero

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Por historia, por la tradición transmitida de padres a hijos, por la innegable presencia espiritual de sus obras,  el Santo Cura Brochero, es cada vez más venerado por fieles de San Luis, especialmente de todo el norte puntano.

Brochero hizo obras que se sienten contemporáneas y cercanas.  Por eso su obra se agiganta también entre los sanluiseños.

Ayer se celebró el 104 aniversario de su fallecimiento y como todos los años hubo una multitud en el predio donde está casi finalizada su capilla en la que se hará su fiesta religiosa central cada  16 de marzo.

En medio de los miles fieles había puntanos, decenas de sanluiseños que han tomado como propia la misión de Brochero, que no es otra que la Evangelización y posar  los ojos en quienes más lo necesitan,  no sólo materialmente, sino también espiritualmente.

“Qué capacidad que tiene Dios con la glorificación del Cura Brochero de unir a los argentinos”, señaló el obispo de Cruz del Eje, monseñor Ricardo Araya, en la misa por la víspera del aniversario del fallecimiento del santo Cura Brochero. “Cuando se cuida al enfermo, al que está necesitado, la patria anda mejor”, afirmó.

“Brochero tiene capacidad de reunir, de convocar”, señaló el obispo de Cruz del Eje. “Qué capacidad que tiene Dios con la glorificación del Cura Brochero de unir a los argentinos”, destacó. “Por eso, estos días que celebramos la pascua de Brochero debemos pedirle por la unión, que reconcilie las diferencias, como enseña el papa Francisco”, animó el obispo.

El prelado recordó que el santo Cura “vino a Traslasierra y fue por todos lados sobre la mula, por lo duro del camino, subiendo por la sierra, bajando por la quebrada de estos valles, llevando generosamente el anuncio de Jesús”. “Brochero abrió muchísimos caminos. Estuvo ahí con quienes buscaban entrar en comunión”, afirmó.

“Los caminos del cura Brochero son más que una obra material, son caminos espirituales, porque el camino tiene un fin”. “Cuando uno se mete en el corazón de Brochero descubre que hizo caminos porque quería que lleguemos a Dios, a un Dios que él encuentra en nosotros también, siempre cerca de los necesitados, porque estos caminos ayudan a llegar a donde están los pobres, los enfermos, los descarriados, los pecadores”.

“Son caminos espirituales que llevan a Dios a quienes la están pasando mal, esos son los caminos de Brochero”, reiteró. “Somos brocherianos si somos capaces de transitar con ese espíritu, de caminar cerca de quienes la pasan mal, de los pobres”, aseguró.

“Ojalá que nosotros asumamos el pedido de Jesús de ‘Vayan y anuncien a todo el mundo’. Que sepamos recorrer los caminos de este cura santo que llevan siempre a los más necesitados para socorrerlos material y espiritualmente, ojalá que nuestros caminos tengan siempre esta finalidad brocheriana”, invitó.

Finalmente, monseñor Araya concluyó: “En una familia, cuando se cuida al que sufre, al débil, al que está enfermo, al que se equivocó, la familia anda mejor y, en una patria, cuando se cuida al enfermo, al que está necesitado, la patria anda mejor”

Compartir.