Casas de regionales promocionan productos como puntanos, pero en realidad se hacen en otra provincia

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

San Luis vive una de sus mejores temporadas turísticas. Los números de ocupación hotelera y el movimiento que se observa así lo demuestran.

Según datos oficiales los alojamientos,  en cualquiera de sus modalidades están cubiertos en promedio en 85%. Y los empresarios del sector se muestran conformes.

El Gobierno hizo una fuerte apuesta a esta industria y está cosechando algunos frutos.

Pero siempre hay detalles para mejorar que hacen a la calidad de los servicios.

Por ejemplo. Todo  turista se quiere llevar un recuerdo del lugar que visitó. En San Luis a la par de crecimiento del  turismo también se sumaron decenas de casas de regionales con variadas ofertas que van desde artesanías hechas por puntanos hasta comestibles “típicos”. Y acá es donde  se debería  mejorar.

“Lleve algo típico de San Luis” reza un cartel en un comercio ubicado a la vera de la ruta provincial 1. En sus góndolas exhibía salamines (hechos en Santa Fé); Patai (hechos en San Juan); aceitunas (de Cruz del Eje) y aceite de Oliva (hecho en San Juan). También ofrecía alfajores. Tenía de Merlo en oferta a un precio muy económico y el propio vendedor le dijo al turista: “No son ricos” y le ofrecía uno fabricado en Villa Cura Brochero.

Uno 3 kilómetros más adelante en dirección a Merlo. El escenario se repetía, aunque en este caso el aceite era de La Rioja. Pero en la puerta el cartel era  claro “productos regionales de San Luis”. Lo único local que tenía eran salamines elaborados en Los Molles.

La experiencia se repite en todos los centros turísticos de la Provincia.

El turismo es una oportunidad no sólo para quienes ofrecen entretenimiento, alojamiento o comida. También debería serlo para los productores locales y ser proveedores de aceites, fiambres, quesos y todo lo que se hace en San Luis.

Compartir.