Coco, el gran estreno animado del año, una divertida manera de entender la muerte

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Cinemacenter San Luis estrenó el jueves Coco, la nueva película de Disney, un film animado que se encamina a ser uno de los más taquilleros del año. En los cines de San Luis Coco se puede ver las versiones  2D y 3D.

Esta mañana el  diario La Nación publica una extensa nota sobre este film que vale la pena leerla.

El matutino porteño señala que  Coco no solo arranca la semana con muy buenas críticas sino que se postula como el gran estreno animado del año. Tras recorrer durante años México, los realizadores lograron captar el espíritu de la tradicional celebración del Día de los Muertos. Lejos de conectarse solamente con la tristeza de la pérdida, los mexicanos festejan durante dos días la partida de sus seres queridos con una fiesta colorida. Y esta historia se cuenta en el nuevo film de Pixar y Disney, en donde existe un relato en el que la luz prevalece por sobre la oscuridad. Así, Lee Unkrich (Toy Story 3) encontró un camino alegre para hablar de uno de los temas más sensibles para la humanidad.

La película se centra en Miguel, un niño que sueña con ser músico y que está intentando escapar del legado familiar que le exige ser zapatero. En ese camino termina haciendo una excursión por la Tierra de los Muertos donde conoce a Héctor, un ladronzuelo que lo acompaña en una inolvidable aventura.

 

Como suele ocurrir en las películas de Pixar, los más avezados encontrarán en Coco reminiscencias a otras películas del estudio, pero además existen otros detalles curiosos que llamarán la atención de los espectadores. Aquí, te los contamos.

  1. Uno de los personajes más entrañables de Coco es Dante (¿una referencia a La divina comedia?), el perro xoloitzcuintle que acompaña a Miguel. Aquella raza de canes sin pelo y que en general llevan la lengua colgando está fuertemente vinculada a México; tanto, que es reconocida como nacional de ese país. Para recrear a un xolo fielmente, los realizadores llevaron a varios perros locales a los estudios de Pixar. Así, los artistas pudieron estudiar detenidamente tanto su anatomía como sus movimientos.
  2. Cuando Miguel camina por las calles del pueblo al principio de la película, se pueden ver unas piñatas con algunos célebres personajes de Pixar como Buzz Lightyear, Woody (de Toy Story) y Mike Wazowski (de Monsters, Inc.). Esta costumbre se repite en varios de los films de la compañía que ama la autoreferencialidad como un guiño a los fanáticos de las historias animadas.
  3. El director Lee Unkrich llevó a su hijo de 9 años al estudio para que pudieran recrear fielmente los movimientos y gestos que luego se utilizaron en las escenas en las que Miguel toca la guitarra. Además, para que las interpretaciones musicales fueran recreadas con precisión, los realizadores trabajaron con artistas y GoPros para tener más material de referencia. El diseño de la guitarra fue hecho, también, por el hijo del realizador. “Tenemos gente de muchísimo talento en Pixar, y en el fondo todos somos unos niños. Pero en este caso, buscaba algo especial, porque se trataba de recrear ese mundo en el que está inmerso Miguel, con posters, carteles de Ernesto… Es algo casero, infantil, y tenía que ser hecho por un niño”, explicó Unkrich en una rueda de prensa.
  4. En cuanto al vestuario, se crearon 500 prendas originales. Los artistas pasaron meses y meses haciendo bocetos de bailarines folklóricos mexicanos para luego poder confeccionar la ropa que utilizaron los los cientos de personajes que aparecen en la película. Toda la indumentaria que se ve en el film, desde la de los habitantes del pueblo Santa Cecilia hasta la de los esqueletos que aparecen en la fiesta de Ernesto de la Cruz en la Tierra de los Muertos, fue pensada e imaginada especialmente para Coco.
  5. Algo parecido sucedió con cada uno de los personajes. Los diseñadores se tomaron muy en serio la construcción de cada uno de ellos, pero hubo uno en que pusieron especial énfasis: en Ernesto de la Cruz. Para crearlo se inspiraron en el emblemático actor y cantante mexicano Pedro Infante. Es por eso que le sumaron atributos que lo convirtieron en único, pero que también refieren a aquel artista de carne y hueso: una hendidura en el mentón -que puede apreciarse en las dos versiones, la viva y la muerta-, un rulo que le cae en la frente, un bigote fino y de época. Y por último, para dejar en claro que se trata de un personaje tan importante como original, eligieron que vistiera de blanco en la Tierra de los Muertos, para que haga contraste con todos los colores que reinan en aquel lugar.
  6. La Tierra de los Muertos está inspirada en Guanajuato, la capital del estado mexicano del mismo nombre. Aquel lugar es conocido por sus callejuelas empedradas, sus pendientes, sus plazas y sobre todo por sus casas coloridas de arquitectura colonial apiladas en las laderas. El resultado fue tan bueno que en algunas escenas ese “fondo” lleno de formas, texturas y tonos fuertes parece tener vida propia.
  7. Si bien la historia que se cuenta es claramente universal, está claro desde la imagen promocional que se trata de un film con una fuerte impronta latina. Por eso, a la hora de elegir a los actores encargados de prestarle su voz a los personajes, en la versión original en inglés, se dio prioridad a los talentos hispanohablantes. Por ejemplo: el mexicano Gael García Bernal fue el elegido para interpretar a Héctor (también, en la versión en castellano). Benjamin Bratt, en tanto, le dió su voz a Ernesto de la Cruz en inglés, un rol que, en español, quedó en manos de Marco Antonio Solís.

Texto y fuente Diario La Nación

Compartir.