“Colgar” el guardapolvo después de 45 años de docencia

0

La docencia es una de las profesiones más hermosas que se puedan ejercer. Compartir conocimientos, educar y formar a semejantes para construir una sociedad mejor ubica a esa persona en un plano distintivo, de honor y que merece reconocimiento.

Y nada mejor que ese reconocimiento lo haga la propia comunidad educativa en la que se desempeña, como le ocurrió las semana pasada a Noemí Sosa, maestra de Villa Mercedes, que a sus 68 años y tras 45 años de labor educativa, se jubiló.

Noemí Sosa es una conocida docente de Villa Mercedes, y para celebrar el inicio de esta nueva etapa en su vida, sus compañeros de trabajo y ex alumnos le organizaron un acto con posterior agasajo, durante el cual abundaron anécdotas, recuerdos entrañables y el homenaje a una trayectoria que hace gala a la vocación de servicio.

Los reconocimientos fueron en la escuela N° 388 “Sargento Romero”, al frente de la cual Noemí se ha desempeñado en los últimos años y donde se dieron cita directivos de otras instituciones, supervisores, estudiantes y hasta ex compañeras y ex alumnos de Villa Valeria, Córdoba, donde esta maestra comenzó a ejercer el magisterio.

Después del acto y posterior brindis, la agasajada presidió una cena en la que le fueron entregados numerosos obsequios. La ministra de Educación, Paulina Calderón, invitada a este homenaje de despedida, destacó “la increíble trayectoria de Noemí, que ha dedicado gran parte de su vida a educar a varias generaciones, cosechando el respeto de sus pares y el cariño de quienes se formaron en sus clases, por lo que es un gran ejemplo para los formadores más jóvenes”, transmitiéndole a la flamante jubilada las salutaciones del gobernador Alberto Rodríguez Saá.

Además de ejercer en numerosas casas de estudios, Noemí Sosa trabajó durante un lustro en el Equipo Operativo y en el área de Modalidades Especiales, reparticiones dependientes del Ministerio de Educación de la Provincia.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA