Controles gratuitos de presión arterial en el centro puntano

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Vecinos controlan por día su presión arterial en el puesto que la Municipalidad de San Luis, a través de la Dirección de Defensa Civil, instaló en la esquina de Rivadavia y Junín.

“Con la intención de recuperar un espacio que había sido ocupado ilegalmente por vendedores no registrados, desde hace varias semanas se presta el servicio de control de presión arterial de las personas”, señalaron desde la Comuna.

El Director de Defensa Civil, Alberto Aguilera, manifestó que “este servicio tuvo buena respuesta por parte de los vecinos, quienes diariamente asisten a realizarse el control de su presión arterial. El personal afectado a brindar este servicio atiende de 7:00 a 20:00 horas, todos los días”.

Cabe recordar que el control de la tensión arterial alta es clave para bajar el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares.

Debido a la gran incidencia de la hipertensión en la población y a su incremento incesante a causa de los inadecuados hábitos de vida actuales, es imperante que conozcamos los efectos del estilo de vida sobre la presión arterial de nuestro organismo.

La presión arterial se define como la fuerza ejercida por la sangre sobre cualquier área o superficie de la pared arterial. Sus causas pueden ser muchas y la predominante aún no se conoce, pero si se sabe que una vez que poseemos la enfermedad su control se facilita mucho si adoptamos ciertos hábitos en nuestra vida.

Entonces, la primera medida que se recomienda a una persona que padece hipertensión para reducir las cifras de tensión arterial es una modificación en su estilo de vida como:

– Reducir el peso corporal: Se recomienda mantener un peso corporal normal, ya que se puede disminuir con este cambio entre 5 y 20 mmHg de presión por cada 10 kg de peso corporal perdido.

– Llevar una adecuada alimentación: Se aconseja adoptar una dieta rica en frutas, vegetales, productos lácteos descremados y con bajo aporte de grasas saturadas. Este cambio disminuye entre 8 y 14 mmHg de presión sanguínea.

– Disminuir el consumo de sodio: Ingerir como máximo 2,4 gramos de sodio por día permite reducir entre 2 y 8 mmHg la presión arterial.

– Realizar actividad física: La práctica de actividad física regular, al menos 30 minutos diarios, ayuda a disminuir entre 4 y 9 mmHg la tensión arterial de las personas hipertensas.

– Moderar el consumo de alcohol: Se recomienda no ingerir más de 2 vasos diarios en hombres y no más 1 vaso de bebida alcohólica por día en mujeres, con el objetivo de reducir la presión arterial entre 2 y 4 mmHg.

Estos pequeños hábitos, fáciles de adoptar y continuar, permiten controlar la presión arterial y evitar su descompensación y posterior lesión cardiovascular.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA