Crimen de Mónica Ramos: Sospechan que hay un entregador o instigador

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Las marchas por las calles mientras se pudo y en las redes sociales para reclamar justicia por Mónica Ramos, sacaron de la cuarentena al juzgado que lleva la investigación y en las últimas horas el expediente empezó a moverse, en especial en materia de declaraciones testimoniales.

Hasta hoy la causa tiene un solo detenido: Héctor Federico Núñez de 32 años, señalado como el autor material del asesinato ocurrido el 3 de marzo en la casa de la víctima ubicada en Belgrano al 100 de la ciudad de San Luis. Ese día, se supone que Núñez asaltó a Ramos y como la víctima se habría resistido, el delincuente la apuñaló y para tratar de disimular el homicidio, inició un incendio.

Los investigadores policiales y judiciales tienen certeza sobre la autoría de ´Núñez. Hay pruebas muy contundentes que lo ubican en la escena del crimen. Pero, ahora, sospechan que el delincuente no actuó sólo y en los próximos días la causa podría tomar un nuevo giro con la aparición de un tercero, cuya figura sería la de instigador o entregador.

Una presunción similar tiene el abogado de la familia de Mónica Ramos, el doctor Hugo Scarzo, quien ayer en declaraciones al programa del periodista, Pato Marone, en FM Digital dijo que «hoy (por ayer) declaró la hija que se encuentra en Francia, donde expone que faltan alhajas de su madre. El móvil es el robo. La hija no tenía un contacto diario, pero está abriendo un camino de las personas allegadas a la extinta. Este nuevo camino nos va a llevar a otro sospechoso, surgen datos importantes de una amiga de la familia que le cambiaba dinero en dólares, o euros para viajar y hemos pedido su testimonial”.

Scarzo evaluó que se va a “despejar bastante el caso con la declaración del hijo de Mónica”, lo cual ocurrirá el viernes.

“Sostengo que hay un instigador, el preso no tuvo contacto nunca con la víctima, comete el hecho con indicaciones precisas ya que no es un delincuente profesional, no tiene antecedentes,  puedo equivocarme, pero tengo mi presunción, hay un tercero «, dijo el letrado.

El caso y el único detenido

Las filmaciones de las cámaras de seguridad ya incriminaban a Héctor Federico Núñez (32) en el asesinato de la docente jubilada Mónica Ramos. Lo captaron merodeando la noche anterior al crimen por el departamento de la mujer. Y unos días más tarde los investigadores encontraron en la vivienda incendiada de la víctima un morral con documentación a nombre del imputado.

Ramos fue asesinada a puñaladas el 3 de marzo en su departamento en Belgrano al 100 de San Luis. Antes de escapar, el homicida le prendió fuego al lugar y todo indica que fue para ocultar sus rastros. El móvil del crimen es hasta ahora, un robo.

Entre las evidencias que recabaron los investigadores, hallaron un morral tirado en el garaje de la propiedad en el que había un buzo, tickets, anotaciones manuscritas con números y un sobre más un instructivo para activar una tarjeta bancaria. “Núñez Héctor F.”, decía uno de esos documentos, dando la referencia del propietario.

Por lo que han podido reconstruir los investigadores, el crimen ocurrió entre las 13 y las 13:30. El delincuente entró en la propiedad trepando las paredes de las viviendas vecinas. Esto se deduce ya que no había ninguna puerta o ventana abierta.

Los peritos de Bomberos establecieron que hubo cuatro focos en distintos lugares de la vivienda y descartaron de plano que se tratase de fallas eléctricas. Están convencidos que el fuego comenzó por acción humana.

Héctor Núñez fue imputado por el juez Penal Marcos Flores Leyes por homicidio criminis causa (cometer un delito para ocultar otro) en concurso real con robo calificado por escalamiento e incendio.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA