Cristina en Francia

0

La Presidenta inauguró el pabellón argentino en el Salón del Libro de París junto al primer ministro francés, en un acto en el que agradeció a Francia por la ayuda que brindó en los `70 a «miles de argentinos exiliados». Jean Marc Ayrault dijo que «Argentina y Francia se parecen mucho».

«Mirando a Estela de Carloto, a Tati Almeyda, a Miguel Angel Estrella, a Susana Rinaldi, cómo no pensar en esa Francia de Fraçois Mitterrand, que tanto lucharon por los derechos humanos», señaló la primera mandataria durante el acto de inauguración del Salón del Libro en París.

Poco antes, Cristina había recorrido parte de la muestra junto al canciller Héctor Timerman; el secretario de Cultura, Jorge Coscia, el primer ministro Ayrault -con quien cortó la cinta del pabellón argentino en la feria-, y la ministra de Cultura francesa, Aurélie Filippetti.

La jefa de Estado resaltó los «lazos culturales» históricos que unen a Argentina con Francia, y recordó que este año se cumple el 50 aniversario del primer acuerdo de cooperación entre ambas naciones, cuando el general Charles de Gaulle visitó nuestro país y «fue recibido por los militantes de la Juventud Peronista que cantaban `Perón, de Gaulle, tercera posición`».

La primera mandataria recordó también a «los hombres y mujeres, que desde distintas visiones políticas e ideológicas tenían en común el arte y esa posibilidad transmitir ideas y pensamientos, y de conmover», refiriéndose a escritores de la talla de Julio Cortázar, Héctor Oesterheld y Jorge Luis Borges, entre otros.

En el sector que corresponde a Argentina fue instalado un mural realizado por el dibujante Rep de la figura del escritor Julio Cortázar y otro stand, en tanto, está dedicado a la figura del historietista Joaquín Salvador Lavado (Quino), creador de Mafalda.

La Presidenta recomendó además la lectura de obras de Leopoldo Marechal, descendiente de franceses y un escritor «identificado con el peronismo», y aseguró que fue el papa Francisco quien le comentó en el encuentro del lunes último que «sería bueno que se acordaran de Marechal» que ese autor fuera «conocido por más argentinos».

Por su parte, Ayrault -que se reunió con Cristina previamente en el Hotel Matignon-, recordó el discurso brindado por el general Charles De Gaulle en la Facultad de Derecho en Buenos Aires y opinó que «Argentina y Francia se parecen mucho».

En este sentido, el primer ministro socialista resaltó «los valores comunes y la afinidad intelectual» entre ambos países, y dijo que «Francia, como la Argentina, apoya toda la cadena de edición, de autores y de librerías».

Además, expresó que su país, al igual que el nuestro, «ayuda a la difusion de los libros sin sacrificar puntos escenciales como es el precio de los libros y la tasa del IVA», que en nuestro país como en Francia es del 10,5 por ciento.

Ayrault, quien antes se reunió con Cristina , recordó el discurso del general Charles De Gaulle en la Facultad de Derecho de Buenos Aires y resaltó que «la Argentina y Francia se parecen mucho»

Por último, también hizo mención a los argentinos que se exiliaron en Francia durante la última dictadura cívico militar y aludió a figuras emblemáticas que tuvieron lazos fuertes con ese país como Ernesto Sabato y Cortázar, entre otros.

Una vez finalizados los discursos, la Presidenta se dirigió al interior del stand del gobierno argentino, donde conviven más de seis mil libros de 29 editoriales nacionales, para saludar a algunos de los escritores y escritoras que viajaron especialmente para participar de esta ceremonia.

Allí, la jefa de Estado se encontró con Tununa Mercado, Noé Jitrik, Mempo Giardinelli, Jorge Consiglio, Hernán Brienza, Vicente Batista, Oliverio Coelho, Leopoldo Brizuela y el dibujante Miguel Rep, que terminaba de pintar el mencionado.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA