Cristina, otra vez contra los medios

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner sostuvo este jueves que «podrán tener diez mil titulares (los medios), pero nunca podrán borrar la vivencia de cada argentino en esta década».

Cristina señaló en ese sentido que no se pueden olvidar «los derechos, las obras, las escuelas, los millones de trabajadores que hoy tienen trabajo», al hablar en la inauguración de la Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo, creada por el Suterh, junto al ex presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva.

También estaban presentes el vicepresidente Amado Boudou; el jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina; el ministro de Educación, Alberto Sileoni; y el titular del Suterh, Víctor Santa María.

La jefa de Estado ironizó con el botón antipánico contra la inseguridad creado en Tigre y manifestó que «el día que creemos el botón antizonzo, a la Argentina no la para nadie».

Propuso que la Universidad de Florencio Varela «le haga honor a su nombre, Arturo Jauretche, y cree el botón antizonzo para que los argentinos dejen de creer en las zonceras».

Dirigiéndose a Lula, la Presidenta señaló que «hemos derribado el mito de la rivalidad brasilera-argentina que impedía que creciéramos juntos y servía a intereses que estaban en contra de los nuestros».

«Los poderosos necesitan la división para seguir siendo poderosos, y ustedes (Kirchner y Lula) quebraron esa pretendida desnunión», sostuvo. Cristina agregó que «en esta década hemos creado nuevas universidades públicas que han permitido que miles de chicos sean universitarios provenientes de familias humildes».

Remarcó que las escuelas técnicas fueron cerradas en la década del `90 «porque no había industria y no había fábricas y Néstor Kirchner las volvió a abrir».

«La matrícula universitaria ha crecido en Argentina, porque no sólo hemos incorporado a los excluidos, sino a la clase media; porque, mal que le pese a algunos, durante el neoliberalismo la clase media se derrumbó», remarcó.

En este marco, la Presidenta recordó que la primera universidad obrera fue fundada por Juan Domingo Perón, y dijo que «en 1959 le cambiaron el nombre por Universidad Tecnológica».

Cristina además le aseguró hoy al ex mandatario brasileño que “en la historia definitiva que se escriba de cada uno de nosotros en América del Sur, tendremos un lugarcito en la memoria y en el corazón del pueblo”.

La jefa de Estado les recordó también «a los que con los martillos golpeaban las puertas de los bancos en el año 2001, que fue este gobierno el que les devolvió todos los ahorros que les habían llevado», en refencia a lo se conoció popularmente como
«corralito» y «corralón».

Asimismo, destacó que «todos tenemos que tener la misma oportunidad» y, en esa línea, apuntó que «muchos tienen la vida que pueden y no la que quieren», por eso el deber del gobierno es «permitir que cada argentino pueda elegir la vida que quiere tener; trabajo, educación, vivienda digna».

Por su parte, Lula afirmó que «venga quien venga después, nadie podrá negar que el Gobierno» del ex mandatario Néstor Kirchnner y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner «apoyó a los pobres» y remarcó que «la lucha de los trabajadores no puede limitarse solo a los salarios».

Lula sugirió «que no se deje de escribir la historia de lo que ustedes significaron para la Argentina».

«Es extraordinario poder inaugurar esta universidad creada por trabajadores. Yo empecé mi militancia también en una organización gremial. La lucha por las oportunidades y los derechos no puede limitarse sólo a los salarios, y sin duda la educación es uno de estos espacios fundamentales», señaló durante su discurso.

El histórico líder del Partido de los Trabajadores de Brasil dijo que uno de sus recuerdos «más bonitos» fue cuando dirigió «una escuela de adultos del sindicato de metalúrgicos» y aseveró que «un sindicato que lucha por la educación de los trabajadores es un sindicato que contribuye a fortalecer la ciudadanía y la integración social».

Tras recordar logros de la gestión educativa durante sus ocho años de presidencia y los dos y medio que lleva su sucesora, Dilma Rousseff, consideró que «el éxito de la política pública de Brasil fue poner a los pobres en el Presupuesto de la Federación».

«Los sectores conservadores de Brasil no entienden lo que pasó en esta década. Como no entienden lo que pasó en Argentina en los años `40 y lo que pasa ahora», opinó Lula. (Télam)

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA