Denuncian al gobierno de Córdoba por el desamparo a enfermos psiquiátricos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La legisladora del juecista Frente Cívico, Liliana Montero, denunció ante la Justicia de Córdoba a funcionarios provinciales, por el estado de desamparo «moral y material» de enfermos psiquiátricos internados en centros de salud de esa provincia.

La presentación se realizó ante la Fiscalía General de la Provincia, confirmó el asistente letrado de la legisladora, Carlos Nayi.

La denuncia involucra al gobernador José Manuel de la Sota; al director de Salud Mental, Osvaldo Navarro; al ministro de Salud, Carlos Simon, «y a todo funcionario con grado de responsabilidad», dijo Nayi.

Montero reclamó por «el estado de desamparo material y/o moral en que se encuentran cientos de pacientes que padecen trastornos mentales y que están en situación de riesgo con problemas de salud mental».

El abogado denunció que esos pacientes «son objeto de destrato, abusos sexuales, violación de los derechos humanos y víctimas de hacinamiento no compatible con la condición humana».

La legisladora advirtió sobre «el riesgo para la salud física, psíquica y la vida misma de estas personas, frente a la actitud de indiferencia de la clase dirigente y los funcionarios con grado de responsabilidad».

Asimismo, denunció que «las condiciones de internación de los internos violan expresas disposiciones normativas, no recibiendo una atención sanitaria, social integral y humanizada, atentando contra la integración familiar, laboral y comunitaria de estas personas».

En la presentación aludió a «la convivencia de enfermos que necesitan tratamientos específicos con los judicializados imputados por homicidios, robos con portación de armas, abuso sexual a menores y violaciones con acceso carnal».

La legisladora, en declaraciones periodísticas, relató la impresión que le causó su visita de días pasados al pabellón psiquiátrico Colonia Alborada del Hospital Domingo Ceballos de Bell Ville, ubicada a 226 kilómetros al sur de la ciudad de Córdoba.

«Es el túnel del horror, algo abominable e impensable desde la razón. Se te pone la piel de gallina, querés vomitar, no podés respirar. Es algo muy fuerte para el cuerpo. La imagen que se me venía era la de los campos de concentración. No exagero, esto es lo que vi en Bell Ville», denunció Montero.
La legisladora resaltó que sólo tres enfermeras atienden a 80 pacientes, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda uno cada ocho.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA