El Papa a los niños: “Hay pequeños gestos pueden cambiar el mundo”

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El papa Francisco recibió a más de 6.000 niños de escuelas secundarias que participan en la experiencia educativa “Los Caballeros de San Esteban”, a quienes animó a contribuir a cambiar el mundo con pequeños gestos, “con la generosidad, con el compartir, escuchando a los demás y creando actitudes de hermandad”. El pontífice respondió preguntas sobre la amistad y el sentido del sufrimiento, entre otros temas.

El papa Francisco recibió a más de 6.000 niños de escuelas secundarias que participan en la experiencia educativa “Los Caballeros de San Esteban” que buscan el Grial y que nació en el Movimiento de Comunión y Liberación, a quienes animó a contribuir a cambiar el mundo con pequeños gestos.

La audiencia se realizó en el Aula Pablo VI del Vaticano, donde en un marco distendido y familiar, el pontífice dialogó con ellos y respondió preguntas sobre la amistad, el aporte que ellos pueden hacer al mundo y el sentido del sufrimiento.

Al ser consultado por Giulia sobre cómo los niños pueden cambiar el mundo, el Papa los animó a hacerlo “con las pequeñas cosas de cada día, con la generosidad, con el compartir, escuchando a los demás y creando actitudes de hermandad”.

“Nunca responder al mal con el mal. Nunca. ¿Me haces daño? ¿Y qué nos ha enseñado Jesús sobre ello? Escuchen: recen por todos; recen por sus amigos y por sus enemigos, por los que los hacen sufrir. Y Jesús dice: ‘Como el Padre nuestro que está en el Cielo, hace salir el sol sobre los buenos y sobre los malos’. Sí, rezar por todos. La oración por todos y no para desear el mal contra los demás. Así se puede cambiar el mundo. No hay varilla mágica, sino que son las cosas pequeñas de cada día, que tenemos que aprender”, sostuvo.

Francisco dijo que ante ciertas situaciones de dolor, no todo se puede explicar en la vida, pero afirmó: “Sentimos el amor de Dios gracias a los que nos acompañan en el sufrimiento”.

Tanio, un niño que fue abandonado cuando tenía un mes de nacido, luego falleció la mamá que lo había adoptado y también murieron sus abuelitos adoptivos, le preguntó al Papa cómo sentir que el Señor nos ama, en medio de tanto sufrimiento.

“Sólo encontrarás alguna explicación, no al por qué sino al para qué, en el amor de aquellos que te acompañan en tu sufrimiento”, respondió el pontífice, y recordó que algunas peguntas no se pueden responder con palabras, como si fuera un teorema matemático.

“En la vida hay preguntas y situaciones que no se pueden explicar. Una de ellas es la que tú me has preguntado, sobre tu sufrimiento. Pero detrás de ello, siempre está el amor de Dios. Y ¿cómo lo explicas? No se puede explicar. Yo no puedo explicarlo. Y si alguien te dice: ‘ven que te lo explico’, duda. Sólo te harán sentir el amor de Dios aquellos que te sostienen, que te acompañan y te llevan adelante”, subrayó.

Compartir.