El titular de la Sedronar dice que Argentina no produce drogas

0

 

Ante un plenario de comisiones del Senado, Molina relató que cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner lo convocó le pidió «un cambio de mirada» para que la Sedronar se convierta «en una gran articuladora con las provincias» para el combate contra las adicciones.

 

Luego de la exposición de Molina, el grupo de trabajo legislativo otorgó dictamen al proyecto  de ley en revisión que propone crear un Plan Integral para el Abordaje de los Consumos Problemáticos.

 

En la oportunidad Molina también se refirió al combate contra el narcotráfico al asegurar que Argentina «no es un país exportador de drogas» y explicó que «lo que sí tiene el país son `cocinas` que hacen estiramientos de mala producción» pero no posee «pymes que producen drogas».

 

El funcionario aclaró que el combate al narcotráfico ha quedado bajo la órbita del Ministerio de Seguridad pero admitió que en su área quedó aún el funcionamiento del Registro de Precursores Químicos.

 

«Lo que sí tiene el país son `cocinas` que hacen estiramientos de mala producción»

Juan Carlos Molina, titular del Sedronar En ese sentido, afirmó que Sedronar «está trabajando mucho en la unidad con la industria para saber quiénes son los que utilizan los precursores químicos», y consideró que para que pase a la órbita de Seguridad «habría que modificar la ley».

 

«Esto es como una bomba que tiene distintas piezas», advirtió Molina, pero aclaró que «más allá de esto ese Registro está separado de todo lo que pueda ser plausible de corrupción».

 

El senador Gerardo Morales dijo que desde el radicalismo «comparten» la tarea que están encarando desde el Sedronar y la «filosofía que están implementando» en la lucha contra las adicciones.

 

Molina admitió que cuando asumió encontró un panorama «crítico» desde el punto de vista administrativo», sostuvo que había «muchas irregularidades» y que por ese motivo se pidió a la Sigen que «elabore informes».

 

Sobre el uso de precursores químicos para la producción de drogas, Molina declaró que «hay que dar el debate que haga falta», y admitió que «ellos (por narcotraficantes) tienen mucha creatividad» y que por esa razón «hay que atacarlos con las mismas herramientas».

 

«Ellos tiene mucha infraestructura, tienen mucha plata», sostuvo el funcionario, y explicó que ante las «irregularidades» halladas al asumir se pidió a la Sigen que haga «informes» y aseguró que «si hay que hacer denuncias, se harán».

 

«Hemos iniciado sumarios internos, hemos frenado todo lo que hemos visto que no es regular y estamos reencauzando presupuesto», dijo, y añadió que también «se han encontrado deficiencias en el sistema informático que se han logrado superar con un sistema de blindaje».

 

Respecto a los 1.500 expedientes que estaban «frenados» cuando asumió su cargo, precisó que «se han logrado resolver» y que están siendo «muy estrictos» en el control de los operadores que trabajan para la Sedronar.

 

«Estamos trabajando mucho para saber quiénes son los que utilizan los precursores químicos», sostuvo, pero aclaró que «hay cosas que la Sedronar no puede controlar, como una ferretería, por ejemplo».

 

«Manejamos muchos precursores químicos, tenemos mucha exportación e importación», afirmó y garantizó que se está «controlando todo, y trabajando mucho en la trazabilidad, para que no pase por manos de nadie que sea plausible de corrupción».

 

El jefe del bloque de senadores del oficialismo, Miguel Pichetto, manifestó su preocupación por la producción de efedrina, y puntualizó que en Argentina «hubo un período de dos años donde el volumen de producción se quintuplicó».

 

También se quejó Pichetto de la falta de definiciones por parte del Poder Judicial al asegurar: «Este mundo maravilloso. Hace poco han soltado al narcotraficante peruano Marcos. Estamos esperando si la justicia va a actuar y deportarlo de la Argentina».

 

Respeto a ese tema, Pichetto insistió con que «se debe trabajar fuertemente con las fuerzas de seguridad para saber quién es quién en este juego», a lo que Molina respondió que se «está trabajando fuertemente» aunque se encuentran «fuertes resistencias».

 

Molina precisó que actualmente sólo están entrando a la Argentina 35 kilos de efedrina anuales para laboratorios que lo necesitan para medicamentos y para un niño enfermo que también lo necesita», y enfatizó también se está trabajando «fuerte» en el control de la producción de «ketamina».

 

«La tarea de inteligencia la tiene el Ministerio de Seguridad pero estamos trabajando con ellos, nos pasamos información, manejamos códigos de seguridad y somos querellantes en un montón de causas cuando nos pasan información», agregó Molina.

 

Molina no eludió la responsabilidad del Poder Judicial cuando aseguró que «la pata de la justicia necesita una reforma en este aspecto», pero remarcó que los senadores «tienen que insistir».

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA