Familiares de personas con esquizofrenia lanzan este miércoles la campaña #NoEtiquetes

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Con el objetivo de generar conciencia sobre el estigma que rodea a quienes padecen la enfermedad, este miércoles 10 de octubre familiares de pacientes lanzan la campaña en las redes sociales.

La Asociación de Ayuda a Familiares de Personas con Esquizofrenia (AAFE) realizará este miércoles la campaña por redes sociales #NoEtiquetes, que busca “generar conciencia sobre el estigma que rodea a quienes padecen la enfermedad”, que afecta a unos 400.000 argentinos.

“Los pacientes con esquizofrenia sufren una fuerte discriminación. Es frecuente la errónea identificación con sujetos que son peligrosos, incapaces de tomar decisiones, incompetentes laboralmente, inhábiles para estudiar o irrecuperables de su enfermedad”, explicó el psiquiatra y asesor médico de la AAFE con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, que se conmemora cada 10 de octubre.

El también miembro de la Red Educacional de la Asociación Mundial de Psiquiatría detalló que “mucha gente piensa que los pacientes necesitan largas internaciones en hospitales psiquiátricos, que son retrasados mentales o con doble personalidad, que su enfermedad es contagiosa o que es el producto de una mala crianza materna”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la esquizofrenia se caracteriza por una distorsión del pensamiento, las percepciones, las emociones, el lenguaje, la conciencia de sí mismo y la conducta. Algunas de las experiencias más frecuentes son las alucinaciones (oír voces o ver cosas inexistentes) y los delirios (creencias erróneas y persistentes).

“Las evidencias actuales muestran que con el oportuno y adecuado tratamiento integral, las personas con esquizofrenia pueden alcanzar una vida totalmente satisfactoria, viviendo independientemente con su propia familia e hijos, estudiando o trabajando en el ámbito laboral competitivo, gozando de las actividades recreativas y de relaciones sociales”, enfatizó Gargoloff.

Y agregó: “Hay manifestaciones de alerta de potencial recaída que los familiares y allegados, además del propio paciente, deben tener muy presentes: comportamiento inusual, ideas raras o inverosímiles, dormir o comer menos, aislarse y no salir de la cama, desatender su higiene personal, pérdida de interés y motivación hacia las actividades habituales o menor capacidad para concentrarse”.

“Si se observa cualquiera de esos signos es muy importante consultar con el médico cuanto antes”, completó.

Compartir.