Funcionarios judiciales recorren escuelas para hablar con chicos y docentes de Grooming

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La semana pasada, en el marco de la Jornada “Aprendiendo a Escuchar y a Comunicarnos”, que se realizó en la escuela Bernardino Rivadavia de Villa Mercedes, Sylvia Sawczuk,  María Bárbara Galván y Eduardo Alonso del Departamento  de Investigaciones de Delitos Complejos del Poder Judicial, dieron charlas a alumnos y docentes para sumar herramientas que ayuden prevenir casos de abuso originados a través de redes sociales.

“Es importante que el papá, un familiar, un amigo, o cualquier adulto responsable tenga control en el uso de las redes sociales de los menores a su cargo”, dijo Sawczuk, de la Oficina de Criminalística y Análisis Criminal del Departamento  de Investigaciones de Delitos Complejos del Poder Judicial a prensa del Poder Judicial.

El Grooming, se da cuando un adulto comete deliberadamente una serie de acciones a través de redes sociales con el objetivo de establecer una amistad con niños, niñas o adolescentes con fines netamente sexuales, explicó Sawczuk.

“Es una problemática que está en auge hoy en día. El adulto puntualmente se contacta con menores a través de redes como Facebook o WhatsApp y en algunos casos hasta se llega a concretar una cita,  donde está planeado el abuso propiamente dicho”, agregó la profesional.

Las charlas en el colegio Bernardino Rivadavia estuvieron destinadas a docentes y alumnos de 1º, 2º y 3º año, en edad de establecer los primeros vínculos en la redes sociales. En las mismas también participaron los Licenciados Maria Barbara Galván y Eduardo Alonso, también integrantes del Departamento  de Investigaciones de Delitos Complejos.

En diálogo con la Delegación de Prensa destacaron la importancia del rol de padres, docentes y adultos para prevenir los casos de grooming y destacaron aspectos a tener en cuenta en el uso de redes sociales. A continuación se transcribe la entrevista a las Licenciadas Sylvia Sawczuk y María Bárbara Galván.

¿Qué consejos se les puede dar a niños, niñas y adolescentes para prevenir casos de Grooming?

Sawczuk: En primer lugar, lo que hay que hacer  es cuidar mucho la privacidad de las redes sociales. Hay  una configuración en Facebook o Whatsapp donde uno puede elegir que el perfil sea privado o lo vean solamente los amigos. Esto permite, por ejemplo, que al ingresar a la red social, no se puedan ver datos ni la fotografía de un menor. A su vez, hay que tener en cuenta  que en este caso es muy importante el control de los padres.

Galván: Nosotros recomendamos a los chicos que nunca agreguen a las redes sociales a personas a las que por lo menos no conozcan por terceros. Por ejemplo, si un chico de once años tiene once mil amigos, la verdad que en ese caso habría que replantearse por qué un chico de tan temprana edad tiene tantos contactos. Recordemos que el grooming implica un adulto que puede estar disfrazado atrás de la identidad de un menor. Hay que tener mucho control en la privacidad y la cantidad de amigos en las redes sociales.

¿Qué rol juegan los adultos en la prevención de los casos de acoso virtual?

Sawczuk: Es importante que el papá, un familiar, un amigo  o cualquier adulto responsable tenga control sobre el uso de las redes sociales. Nosotros pedimos que los  adultos sean amigos de Facebook de su hijo y  que tengan la confianza suficiente para involucrarse. Es necesario que exista un vínculo de familiaridad para saber cómo se utiliza una red social,  porque sino es ahí donde puede aparecer el adulto que intenta cometer el abuso.

¿Qué se debe hacer ante un caso o ante la sospecha de un caso de Grooming?

Sawczuk: A los niños les pedimos que si alguna situación les llama la atención,  que se comuniquen con un adulto de confianza y que cuenten lo que está pasando. Que no tengan miedo, que no les de vergüenza. Tanto a los niños como a los adultos les pedimos que lo hablen, que denuncien. En los Juzgados existe una Oficina de Recepción de Denuncias, pero también pueden hacerlo en la Comisaría del Menor. También pedimos que resguarden la evidencia, que para nosotros es un teléfono, la computadora, que no borren los mensajes, que no los reenvíen. Todo ese material debe ser resguardado para que los investigadores puedan captar a la persona que está intentando provocarle algún mal.

 

Fuente prensa Poder Judicial

Compartir.