Horacio Schick, un abogado laboralista muy crítico con el actual marco legal

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

 

Invitado por el Colegio de Abogados de San Luis, disertó  esta tarde en el Salón Blanco del Palacio de Justicia el prestigioso abogado laboralista, Horacio Schick, quien puntillosamente ante auditorio calificado desmenuzó la realidad de la Ley de Riesgo de Trabajo.

Su presentación fue bajo el título “Análisis y Constitucionalidad  Ley 26773 y complementarias Ley de Riesgo de Trabajo”

Para el profesional, los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) dictados por el presidente Mauricio Macri que modificaron la ley son inconstitucionales.

“La Constitución establece en el artículo 99, inciso tercero, la posibilidad de dictar un DNU en situaciones excepcionales para sustituir el camino constitucional de dictar las leyes a través del Congreso”, remarcó.

“No es el único presidente que recurrió al DNU, pero es un abuso y una aberración de las reglas de derecho y un ejercicio de hiperpresidencialismo extremo que ellos dijeron que venían a cambiar”, enfatizó.

Para Schick la ley actual “es regresiva y nos vuelve a un escenario peor que el de 1995. Encierra al trabajador nuevamente en las comisiones médicas que vienen a sustituir las funciones naturales de los jueces laborales, que son quienes deben juzgar y dirimir los conflictos laborales por accidentes de trabajo”.

“Esto ya había sido declarado inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en cuatro fallos, y ahora con la falsa excusa de la litigiosidad se dicta una ley en favor de las aseguradoras de riesgos del trabajo, desequilibrando en forma total el sistema en favor de las mismas y poniendo al trabajador en una situación de absoluta indefensión y con un procedimiento desfavorable porque todo se desarrolla en el marco administrativo que controla la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, que a su vez es financiada por las propias aseguradoras”, advirtió.

Schick aporta como dato que hubo 660 mil siniestros en 2015, a lo que hay que agregarle un 35% más en el sector informal, por lo que suman más de 900 mil. Si por año se suman 100 mil o 120 mil juicios, no alcanzan al 20% del total de los hechos. Pero además, hay un infra-registro de las enfermedades laborales. Del total de los 660 mil casos del sector formal sólo se reconocen 20 mil enfermedades; no alcanza al 2%. La OIT reconoce que el 38% de la accidentología corresponde a enfermedades laborales.

Aclaró que la nueva ley plantea reparación, pero no habla de prevención. “La prevención no es un problema normativo. La ley en ese sentido existe y es muy buena, lo que no hay es control, como todo en la Argentina. Hay una ley de Higiene y Seguridad que es muy buena. Las ART no controlan porque son 21 y aseguran a 10 millones de trabajadores y 900 mil establecimientos en todo el país. ¿Cuántos preventores tienen? Pero además, ¿el Estado ha sido desligado de esa función de control? Evidentemente no, aunque no lo ejecuta tampoco. Entonces se habla de la litigiosidad, pero no se habla de la siniestralidad”.

 

Compartir.