La buena acción humana de la policía y el Juez

0

Las buenas acciones deben reconocerse. Y hubo dos en los últimos días que merecen ser rescatadas y valoradas, porque en definitiva fueron actos humanos, de esos que en la actualidad escasean.

Todo comenzó la mañana del último sábado en la localidad de Luján, San Luis, cuando los dueños de una especie de inquilinato, por falta de pago desalojaron y tiraron a la calle las pertenencias de Rosalinda Argentina Gatica, una abuela de 77 años que vive sola allí.

La mujer desesperada fue a la Comisaría del pueblo y pedía ayuda porque se había quedado sin un lugar donde vivir.

Los efectivos se conmovieron con el cuadro. Le dieron la contención necesaria y la alimentaron. “No dejaba de llorar, estaba deprimida y con hambre”, indicó el personal que la asistió.

Los efectivos fueron hasta la casa donde Gatica alquilaba. Allí fueron atendidos por sus dueños quienes manifestaron que ellos mismos sacaron las pertenencias de la anciana porque no había pagado el alquiler. Los policías trataron de dialogar con los propietarios del inquilinato para revertir la situación, quienes se negaron rotundamente a permitir que ella regrese. Sus pocas pertenencias estaban “tiradas” en la vereda.

Ahí mismo le dio intervención al juez Marcelo Bustamante Marone, titular del juzgado Correccional y Contravencional de San Luis, quien ordenó mediante oficio judicial que la anciana sea restituida al hogar que ella alquilaba de manera inmediata.

Los policías cumplimentaron la medida judicial, y efectivos del Grupo COAR ayudaron a la anciana a ingresar sus pertenencias y ayudaron a la abuela a realizar una limpieza profunda del departamento.

Rosalinda Argentina agradeció abrazando a uno por uno de los oficiales, quienes ahora tratan de dar con algún familiar de ella.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA