La CGT inició las gestiones ante el Cardenal Poli para beatificar a Eva Perón

0

En el marco de los 100 años del nacimiento de María Eva Duarte de Perón, esposa de Juan Domingo Perón, la Confederación General del Trabajo (CGT) avanzó un paso más en su campaña para lograr la beatificación de Evita al presentar en las últimas horas una carta al Cardenal Mario Poli, en la que se solicita se inicie el proceso para convertir a Evita en santa. La iniciativa ya había sido solicitada en mayo de manera informal al papa Francisco.

Como no es usual que el pedido provenga de una institución como la central obrera, los sindicalistas realizaron la petición formal al Arzobispo de Buenos Aires y primado de la Iglesia, la máxima autoridad eclesiástica de la Argentina.

 “A cien años de su nacimiento, superadas dilaciones y divisiones inconducentes para el bien común, cundo su figura y obra han alcanzado el justo valor trascendente que poseen para nuestro pueblo y para todos los pueblos del mundo con sed de justicia, solicitamos que nuestra Iglesia acompañe el sentir popular y la coloque en los altares oficiales para felicidad de nuestros fieles y santos», resume la carta enviada a Poli.

En el pedido, los gremialistas consideran que “el renacimiento de la Argentina está cifrado en la recuperación de las fuentes espirituales de la nacionalidad. Y circunstancias únicas nos vuelven a dar esa oportunidad” y concluye: “El pontificado de Francisco puede alumbrar un camino, si estamos dispuestos a andar las huellas que dejaron nuestros mejores hombres y mujeres”. La carta está firmada por José Sola, Julio Piumato, Carlos Acuña y Hector Daer.

En uno de los párrafo de la carta, la central obrera se dirigió directamente al papa Francisco

En caso de que Poli acepte y avanzara con la presentación, el candidato -en este caso Evita- debería luego ser declarado venerable por el Vaticano. Esta condición indispensable en el proceso de canonización cuenta con una serie de etapas donde un tribunal, una comisión de censores y el relator de la causa evalúan escritos y testimonios sobre el postulante para luego elaborar un documento denominado “Positivo” donde se incluyen los principales aspectos de la vida y virtudes de la persona. Tras ser discutido por una comisión de teólogos, cardenales, obispos y la Congregación para las Causas, el último paso es la firma de un decreto del Santo Padre a través del cual el “siervo de Dios” pasa a ser considerado venerable.

Para culminar con la beatificación, en principio se le debe atribuir al venerable la realización de un milagro. Dos son los milagros necesarios para ser proclamado santo. Sin embargo, si la persona fue reconocida como mártir, llegado el caso Francisco puede obviar el milagro ya que no es necesario para su beatificación.

Considerar a Evita mártir correspondería al Colegio de Cardenales, que evaluaría si sufrió persecución y muerte por defender una causa religiosa o ideológica. Sobre el caso de Eva Perón, fuentes vaticanas aclararon que “el Cristiano es mártir si muere matado no por enfermedad” y que la causa no se resuelve “por aclamación popular”.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA