La crecida del Paraná genera alerta y prevenciones en todo el litoral

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La crecida del río Paraná generó alerta y acciones preventivas en varias provincias ante la posibilidad de evacuaciones, mientras se esperan los picos de crecida en diversos puntos.

Las lluvias que se registraban aguas arriba, en especial en Brasil, y el aumento del caudal de sus principales afluentes -como el Paraguay y el Iguazú- causaron algunos desbordes, tanto de este curso de agua como en arroyos y ríos menores que desembocan en él.

Uno de estos arroyos es el Piray Guazú, en Misiones, que desbordó y obligó a cortar la Ruta Nacional 12, lo que dejó incomunicada a esa provincia a nivel vial entre norte y sur, desde anoche hasta este mediodía, cuando tras una bajante se restableció el tránsito por el «puente curvo» que une Eldorado y Montecarlo.

Fuentes de la Prefectura Naval Argentina (PNA) advirtieron que el tránsito sobre el también llamado «puente banana» podría interrumpirse nuevamente, ya que se esperan nuevas lluvias en el sur del Brasil.

En Chaco, la Junta Provincial de Defensa Civil se reunió hoy para coordinar acciones ante la emergencia hídrica y prevé, entre otras cosas, la asistencia a 245 familias de localidades costeras.

Según la Administración Provincial del Agua (APA) chaqueña, el Paraná registró en Barranqueras una altura de 5,48 metros, y la tendencia indica que mañana podría alcanzar entre 6,10 y 6,50 metros, el sábado de 6,60 a 6,70, el domingo entre 7 y 7,10 y el lunes llegaría a los 7,40 metros.

El nivel de alerta en Barranqueras es 6 metros y el de evacuación para la ribera es de 6,50, precisó la PNA, por lo que la APA recomendó a la población seguir la evolución del río y tomar las medidas de precaución necesarias.

En esa provincia, la crecida afecta a los departamentos de San Fernando, entre la Colonia Tacuarí y Basail, y Bermejo, en este caso en la Isla del Cerrito, donde prevén un movimiento de unos 4.500 animales correspondientes a 200 unidades productivas.

En la represa Yacyretá, frente a la ciudad correntina de Ituzaingó, esperaban para esta noche el pico de la crecida del Paraná, que está unas tres veces por encima de lo normal.

El director de la Entidad Binacional Yacyretá, Oscar Thomas, dijo que «la represa está calculada para soportar hasta 8 veces más del caudal del río que serían uno 95 metros cúbicos por segundo, pero eso sería un evento catastrófico porque varias ciudades ribereñas no solo de Misiones, sino de Brasil, quedarían desaparecidas».

En la misma provincia, el municipio capitalino tomaba medidas preventivas y funcionarios de diversas áreas recorrían hoy barrios costeros de la ciudad de Corrientes, que podrían ser alcanzados por las aguas si continúa la crecida.

El Paraná estaba a pocos metros de algunas viviendas precarias de los barrios Virgen de los Dolores, Caridi y Quinta Ferré, entre otros, los que fueron objeto de un relevamiento por parte del personal municipal.

También en las localidades correntinas de Paso de la Patria e Itatí -ambas en estado de alerta- se aprestaron albergues y centros de refugiados para posibles evacuaciones, ya que se espera el pico de crecimiento para este fin de semana.

En la isla Apipé, una veintena de familias fue evacuada, informó el Gobierno provincial, que precisó que se les prestaba asistencia a través de la Dirección de Defensa Civil.

El titular de la PNA de Corrientes, Jorge Chávez, informó a Télam que esa fuerza evacuó más de 5.000 cabezas de ganado de varias islas, algunas vecinas a la localidad de Empedrado.

En la ciudad de Santa Fe se declaró la emergencia hídrica, ante pronósticos del Instituto Nacional del Agua que anuncian que en julio el Paraná sobrepasará el nivel de evacuación en esa capital.

El intendente local, José Corral, dijo que se toman «las medidas del caso, previendo siempre una situación un poco peor y que esto pueda suceder unos días antes porque la crecida puede adelantarse».

En Entre Ríos, la Dirección de Hidráulica lanzó un alerta por la creciente a los pobladores ribereños, mientras en Paraná esperan que el río alcance los 5 metros en los próximos días, lo que obligaría a evacuar ganado de las islas cercanas, dijeron a Télam funcionarios provinciales.

El río tenía este jueves, frente a Paraná, una altura de 3,30 metros, según la PNA local, y especialistas estimaban que las ciudades de Entre ríos más afectadas serán Diamante y Victoria.

En tanto, unas 400 viviendas de Ciudad del Este, en Paraguay, fueron anegadas por la crecida del Paraná y, ante esta situación, el municipio fue declarado en «estado de emergencia».

En los barrios San Rafael y San Agustín, unas 250 casas estaban completamente bajo agua, mientras en Remansito al menos 100 hogares fueron severamente afectados por las aguas.

También el río Iguazú presentaba desbordes, por lo que en la ciudad misionera de Puerto Iguazú fue cerrado el acceso al puerto y el ingreso al paseo de la Garganta del Diablo en las Cataratas, en tanto los restantes circuitos permanecían abiertos al público.

Esta crecida de los ríos Paraná e Iguazú son las mayores en los últimos 16 años, por las intensas lluvias producidas en el sur del Brasil.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA