Las elecciones legislativas plantearon un nuevo mapa político con liderazgos compartidos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La oposición se impuso en los distritos grandes, y el oficialismo ganó en los pequeños. Pero de a cara a 2015 hay entre cinco y diez posibles candidatos presidenciables

Nuevo mapa político con liderazgo repartido. El oficialismo se impuso en doce provincias, los partidos que conforman el Frente Progresista lo hicieron en seis, el peronismo disidente se impuso en tres distritos, el PRO lo hizo en la capital en tanto que un histórico partido provincial retuvo otra provincia.

Así, el oficialismo se impuso en Chaco, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, La Rioja, Misiones, Río Negro, Salta (senadores), San Juan, Santiago del Estero, Tucumán y Tierra del Fuego. Socialistas y radicales se adjudicaron triunfos en Santa Fe, Santa Cruz, Corrientes y Mendoza.

Los peronistas enfrentados a la Casa Rosada tuvieron victorias en Buenos Aires, San Luis Córdoba y Chubut, lo que se suma a victorias opositoras del PRO en capital y del Movimiento Popular Neuquino en esa provincia.

Así, Los candidatos del gobierno nacional sufrieron reveses en los principales distritos de la Argentina, pero el resultado igual les permitía al Frente para la Victoria y aliados mantener mayoría propia en ambas cámaras legislativas, lo cual será clave para los poco más de dos años de mandato que le quedan a la presidenta Cristina Kirchner.

Escrutado el 97,3% de las mesas a nivel nacional en la categoría de Diputados, el Frente para la Victoria obtenía el 33,1 por ciento de los votos (132 legisladores), el radicalismo y aliados el 21,3% (54), el Frente Renovador el 17% (19) y el PRO el 9% (18), entre otros.

En distrito bonaerense, con el 96,1% de las mesas escrutadas, el Frente Renovador liderado por Massa obtenía el 43,9% (16) de los votos, mientras que el Frente para la Victoria que llevaba como primer candidato a Martín Insaurralde cosechaba el 32,1% (12), el Frente Progresista, con Margarita Stolbizer, el 11,8% (4), Unidos por la Libertad, 5,4% (2) y el Frente de Izquierda, 5% (1), lo cual permitía que Néstor Pitrola entrara a la Cámara baja.

Con estos resultados a nivel nacional, el Frente para la Victoria lograba mantener su mayoría autónoma y ajustada en la Cámara de Diputados: con el esfuerzo de propios y aliados, la bancada kirchnerista encarará los últimos dos años de mandato de la presidenta Kirchner con 132 escaños, 3 más de los necesarios para el quórum estricto.

En el Senado, en tanto, la mayoría del oficialismo no estaba amenazada, a pesar de quedarse sin representación en la Ciudad de Buenos Aires, donde perdió la banca de Daniel Filmus, mientras que el PRO lograba por primera vez obtener un bloque propio.

Allí, Unión PRO, que llevaba a Gabriela Michetti, obtenía el 39,2% de los votos y se llevaba dos bancas en el Senado, mientras que Fernando «Pino» Solanas, con 27,6 puntos se aseguraba su plaza dejando afuera de la Cámara alta a Filmus, que con el 23,2% era uno de los grandes derrotados de las elecciones.

Los candidatos del Gobierno perdían, además de en la Ciudad de Buenos Aires y en provincia, en Córdoba, Santa Fe y Mendoza, entre otros distritos clave, aunque lograban revertir los resultados adversos de las primarias en San Juan y La Rioja.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA