Ley de Equidad de Género del gobierno nacional precariza aún más las condiciones laborales de la mujer y atenta contra sindicatos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Un amplio, y mayoritario abanico de legisladores nacionales, dirigentes políticos, sociales y gremiales rechazaron de plano el proyecto de Ley de Igualdad de Género Salarial y Extensión de Licencias porque aseguran que lejos de resolver el drama de fondo, precariza aún más las condiciones en que trabajan las mujeres. Entre los puntos más cuestionables está la falta de sanciones a las patronales que violen la norma.

La iniciativa supuestamente busca equilibrar el salario percibido por la mujer al del hombre por prestaciones similares.

Hoy esa brecha salarial llega en algunos casos al 49%, lo cual grafica la situación injusta por la que atraviesa la mujer en el mercado laboral argentino.

Ayer un plenario de las comisiones de Legislación del Trabajo y Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de la Cámara de Diputados de la Nación comenzó a debatir el proyecto del Poder Ejecutivo.

Ernesto Leguizamón, funcionario del gobierno nacional, ponderó los principales puntos del proyecto del Ejecutivo: “Es muy novedoso porque además alcanza trabajos que se desarrollan fuera del establecimiento laboral y que ahora están prohibidos para mujeres”.

Además,  destacó que “en los estatutos sindicales se incorpora la figura de igualdad de género” y que, en cuanto a las licencias, se “incorporan la licencia paterna de 15 días que también alcanza a la mujer no gestante, las licencias por fallecimiento, en las que se agrega unión convivencial, las licencias por adopción, por fertilización asistida, por violencia de género y la jornada part time que son para que la mujer tenga la protección física y de sus derechos”.

Pero la diputada Vanesa Siley del Frente Para la Victoria le salió al cruce y criticó con dureza la iniciativa al expresar que “esta ley solo tiene un lindo título y nada para llegar a la igualdad y mejorar la vida de las mujeres”.

Siley advirtió que “el problema es la segregación ocupacional, los trabajos feminizados; ocupamos los mayores índices laborales no registrados, con un 70%. Es un problema de Estado. Hay pocas mujeres jefas, ministras, juezas. La comparación arroja que el salario es un 30% menos que los hombres”.

 “El proyecto no hace referencia a los géneros, no hay lenguaje inclusivo y el empleador no tiene ninguna multa por incumplimiento”, le reprochó la legisladora al funcionario.

En su análisis posterior al plenario, Siley evaluó que “al escuchar a los funcionarios del Gobierno comprendimos que desconocen cuál es el problema de la brecha salarial en nuestro país. Le hemos expresado que primero tiene que ver con un modelo económico que expulsa mujeres del mundo laboral, que incrementa los despidos y la subocupación laboral y que las mujeres hacemos tareas remuneradas por debajo de la línea de la pobreza”.

Otros legisladores como Karina Banfi (UCR), expresó que “el foco tiene que estar en combatir la precarización laboral”, y pidió “generar una ley que equilibre el sistema de trabajo para todos los trabajadores”.

Por su parte el diputado Facundo Moyano (Federal Unidos por una Nueva Argentina) aportó algunos números: “La diferencia salarial se da en el 57 % de mujeres activas, la informalidad laboral tiene un 31%”.

También denunció que en el proyecto “la pata empresaria no está en discusión” y aunque estuvo de acuerdo con la igualdad salarial, comentó que “es una ironía discutir esta iniciativa en el contexto de desempleo del país”.

Desde el Movimiento Evita, la diputada Araceli Ferreyra celebró que “se incorpore la violencia de género” e indicó que “hay una brecha salarial de 4 mil pesos, somos las más capacitadas porque hay mayor formación educativa pero siempre nos exigen más en condiciones desiguales”.

Por último, Nicolás Del Caño (FIT) consideró que “es un proyecto demagógico”. “No es un problema de igualdad sino de las categorías que se les asignan a las mujeres”, y ejemplificó que las mujeres se dedican entre 5 y 7 horas diarias al trabajo doméstico mientras que los hombres sólo 2 horas. “No se pueden plantear licencias sin goce de sueldo” dijo.

El proyecto fue anunciado por el presidente Mauricio Macri en marzo en la apertura de sesiones ordinarias en el Parlamento y modifica el artículo 172 de la Ley de Contrato de Trabajo al plantear que “los trabajadores, cualquiera sea su género, tendrán iguales derechos en todo lo relativo a su acceso al empleo, a su selección y contratación, a sus condiciones de prestación, a su desarrollo o evolución en la carrera dentro de la empresa”.

Cabe destacar que en el marco de la reunión de ese plenario, se movilizaron al Congreso primeras líneas de mujeres dirigentes de sindicatos y asociaciones sociales para rechazar y repudiar esta propuesta porque no solucionará el problema de falta de equidad de género en el mundo laboral. Su aplicación podría relegar aún más a la mujer.

Video gentileza www.sindicalfederal.com.ar 

Compartir.