Los medios de comunicación, qué peligrosos somos

0

La necesidad de ir a la velocidad de la luz para informar, porque ese es el ritmo que imponen las redes sociales, y de rellenar espacios o mantener a la audiencia “entretenida”,  convirtieron la profesión periodística y a los medios de comunicación en una maquinaria de fabricar mentiras.

La gente, desinformada  y engañada, las viraliza, las da por ciertas y hasta crea a partir de esas falsedades sus propias historias y así hasta el infinito todos hablando de situaciones no reales, imaginarias. Una pérdida de tiempo.

Tres ejemplos de hoy de las mentiras:

  • Un joven entrerriano dijo ayer que había devuelto 500 mil dólares a una persona que los había dejado en la calle en un bolso. Todos los medios se hicieron eco durante toda la jornada del caso. Insistieron hasta el hartazgo “con el ejemplo”. Pero hace unas horas se descubrió que todo era mentira de este muchacho. Las cámaras de seguridad lo delataron. Quién sabe por qué mintió de esa manera y hasta es inimputable por ese hecho. Pero los medios no.
  • En San Luis, el difundido caso del supuesto gorila que apareció en Quines. Hace más de una semana que se está dando por cierto un hecho improbable. Todos los días una nueva historia de dónde lo vieron o dejaron de ver. La gente se pasa las noticias en las redes compartiendo esa “información” y si se observan los comentarios, se van sumando testimonios falsos de haber visto al primate. La presencia del simio en San Luis no existe.
  • Otro caso mezcla de mentira y exageración: Sergio Denis se accidentó la semana pasada en Tucumán, los medios prácticamente lo dieron por muerto. Los partes médicos decían “está muy grave, hay que esperar”; la prensa replicaba: “Esta en estado crítico, pelea por su vida”. Hoy, el canta autor se está recuperando y su cuadro estaría saliendo de la zona de gravedad inicial.

Mentirle a la audiencia o lectores debería ser considerado un delito grave. Desinformar a la gente es hasta perverso.

Punto Aparte no publicó ninguna de esas “noticias”. En el primer caso porque con sólo leer la noticia del joven surgían inconsistencias en el relato. El simio en San Luis es mentira y un hazme reír nacional y en el caso de Sergio Denis se decidió esperar la evolución del cuadro.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA