Merecido, sentido y emotivo homenaje a Raquel Weinstock

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Raquel Weinstock. Te recuerdo cada día. Tus ocurrencias, tus consejos, tus ayudas desinteresadas. Ayer en el homenaje que te rindieron al recordarse tu natalicio, repasaban tu enorme tarea y trayectoria. Y me quedé, entre todas las definiciones que dieron sobre vos, con una, que siempre la supe: luchadora.

Este viernes a las 18:00 en punto, con modalidad virtual, la Universidad Nacional de San Luis te recordó con un emotivo video y la editorial Payné con el lanzamiento de un concurso literario.

Allí el Rector de esa casa de altos estudios, Víctor Moriñigo, recordó el paso de Raquel por la UNSL y evocó la memoria de Alberto Puchmuller.

Tengo un enorme agradecimiento a Puchmuller y a Raquel, porque fueron parte de los valores de mi vida.

Quiero resaltar que el homenaje tuvo como eje a sus hijos, que la honran su memoria a cada instante.

Necesitaba escribir estas breves palabras entes  de pasar a la crónica.

“La trayectoria de Raquel fue amplia y estuvo siempre ligada al mundo de los libros. Fue una mujer con un carácter vivaz y ocurrente. Instó, desde su condición, por la promulgación de más facilidades para quienes conviven con las sillas de ruedas o con alguna discapacidad”, expresó Antonia “Tona” Salino, una de las ideólogas de la actividad.

“Raquel falleció a los 67 años y arrastraba, estoicamente y sin queja alguna, numerosos problemas de salud desde muy joven. A los 36 años le amputaron una pierna a raíz de una trombosis, pero no le impidió cuidar a sus hijos, a su familia, a sus amigos, desarrollar su carrera y volver a ser mamá”, recordó Tona, quien destacó que ocupó múltiples cargos y fue una incansable investigadora, dejando un increíble archivo personal.

La trayectoria

Raquel, fue escritora, se licenció en Letras en la Facultad de Filosofía y Letras, en la Universidad Nacional de Córdoba, ciudad en donde realizó sus primeras publicaciones y se caracterizó por ser una mujer apasionada, ocurrente y con una gran fuerza de voluntad. En sus escritos dejó su impronta pasional, romántica y exquisita.

Participó como jurado de múltiples concursos literarios, amaba las letras y entre las múltiples participaciones en diferentes publicaciones, fue la de escribir el prólogo del libro “Todos los niños todos”, una publicación del trabajo que realizaron María Antonia Salino, Vilma Margall y Mirta Mobellán, en el proceso de desinstitucionalización de los institutos de menores de la provincia de San Luis, según lo fija la Convención del Niño. Colaboró en la Secretaría de la Mujer, donde Salino fue directora, y Fany Mendoza vicedirectora, y estuvo al frente de la Revista La Voz de la Mujer. Fue además, una gran militante política.

Trabajó como periodista en el Diario El Puntal, en El Diario de la República y fue columnista en los semanarios La Opinión y La Voz del Sud. Fue una amiga entrañable y confidente de Carlos Juan Rodríguez Saá, a quien recordó en innumerables poemas, como el librillo que escribió ‘Latidos para Charlie’, palabras que fueron impresas desde su corazón.

Sus antiguos compañeros de trabajo la recuerdan con mucho cariño, como una intelectual valiosa, que tuvo una nutrida participación en diferentes ámbitos. Fue una de las primeras mujeres en escribir sobre los derechos humanos.

Además, Weinstock dirigió la primera revista de Carolina Cable Color, pionera y exitosa en su época por la calidad de contenido local, que reflejó la vida social y cotidiana del San Luis de esos años, y contó con el apoyo fotográfico de Chelco Rezzano.

Entre sus trabajos se destacan ‘En piel mayor’, poemario, editorial Centro de la Ciudad de Córdoba; ‘Cronología en otoño’, Editorial Sol Urbano, de la ciudad de Córdoba; ‘Manos a la obra’, antología poética, Municipalidad de Córdoba; Biografía del Dr. Mauricio Amílcar López, ex Rector de la Universidad Nacional de San Luis, Editorial Universitaria; Memoria gráfica de José La Vía, Editorial Universitaria; Recopilación y conclusiones del VII Congreso Internacional de chicos discapacitados, a pedido de la Organización Panamericana de la Salud, junto a la Dra. Adriana Pérez Yaradolla; ‘Mujer embaraza con discapacidad motora’, que lo escribió junto al Dr. Manuel Jofré, que fue editado por la Jefatura de Gabinete del Dr. Alberto Rodríguez Saá, ‘La Casa del Bicentenario’, que lo escribió con Mariela Quiroga Gil. Fue Editorialista del Semanario “30 años de democracia”, de la editorial Payné. Fue autora de la obra de los 40 años de El Diario de la República, y miembro redactora del libro ‘100 años de periodismo en San Luis’, crónicas, editorial Payné; ‘La voz de la mujer’, Concejo de la Mujer, Gobierno de la provincia de San Luis y ‘Los latidos de Charlie’, Los Libros de Charlie, Palacio Cultural.

Una de sus últimas publicaciones es el libro “El Rector”, pieza que trae a la memoria el relevante legado que dejaron los cinco períodos de gestión del primer rector de la Universidad Nacional de San Luis, elegido democráticamente en Asamblea Universitaria, Alberto Puchmüller, en donde ella fue la responsable de la Dirección de Prensa y fue una de las creadoras de la Biblioteca de la UNSL. Fue una impulsora en la preservación de las obras del reconocido poeta puntano Antonio Esteban Agüero, que fue uno de sus poetas preferidos. Fue amigos de todos los poetas, escritores e intelectuales de San Luis.

María Antonia Salino comentó que además de su familia y sus amigos, fueron sus hijos, Damián y Rayza, sus grandes amores y el motor que la motivaba y alentaba a diario para continuar y seguir batallando sus padecimientos físicos hasta el último minuto. “Con este homenaje queremos que San Luis sepa todo lo que aportó y todo lo que dejó con su impronta en la provincia, para sus amigos, para los que la conocieron, para la cultura de San Luis, para sus hijos y para las generaciones que vienen. Tienen que saber que hubo gente muy especial que vivió en San Luis, que por ahí no llegó a tener la trascendencia que debería tener y este es el momento de otorgársela, más que un homenaje es un recordatorio”, dijo y agregó que muchos participaron para realizar este homenaje y quiso destacar la participación de Mariela Quiroga Gil, quien fue el nexo que coordinó la participación y colaboración de todas las partes.

Finalmente, Salino agradeció a las instituciones que hacen posible este homenaje virtual, “a la UNSL, El Diario de la República, a los semanarios La Voz del Sud y La Opinión y al Gobierno de la provincia de San Luis. Gracias a ellos todo esto fue posible”, remarcó.

Fuente Agencia de Noticias

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA