Miles de egipcios protagonizan protestas en todas las ciudades de ese país

0

La calma volvió a las calles de ese país, en vísperas de una masiva protesta antigubernamental organizada para este domingo tras una jornada de manifestaciones en la que tres personas murieron por los enfrentamientos entre oficialistas y opositores, mientras se instalan carpas en la plaza Tahir.

A su vez, un conflicto estalló este sábado en la ciudad de Beni Suef, al sur de El Cairo, donde opositores prendieron fuego una sede del gobernante Partido Libertad y Justicia (PLJ) y los bomberos debieron concurrir a sofocar el incendio, según la agencia de noticias egipcia Mena.

Por los choques y la represión de ayer al menos cuatro personas murieron en la mediterránea ciudad de Alejandría, informaron las agencias ANSA y Europa Press.

Se trata de un estadounidense de 21 años que estaba tomando fotos y fue apuñalado en el pecho por desconocidos; una persona que falleció camino al hospital por heridas causadas por perdigones, una tercera víctima que también fue alcanzada por disparos de perdigones y un adolescente de 14 años que murió hoy por las heridas sufridas ayer en los enfrentamientos, según informaron fuentes del hospital de Alejandría.

El joven estadounidense fue identificado como Andrew Pochter y se encontraba en Egipto realizando un intercambio estudiantil en la ONG con sede en Washington, Amideast, cuyo fin es el fortalecimiento del diálogo y la cooperación con Medio Oriente y el Norte de Africa.

Por la muerte del joven, el gobierno estadounidense pidió a sus compatriotas aplazar los viajes que no sean urgentes y autorizó la salida de El Cairo de todo el personal no esencial de la embajada, unas 45 personas, según la agencia DPA.

Además, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se involucró hoy en el conflicto al afirmar que apoya las «protestas pacíficas» en Egipto al tiempo que pidió al presidente Mursi y a la oposición, que dialoguen para acabar con la violencia en el país.

«Nosotros apoyamos las protestas pacíficas y los métodos pacíficos para llevar el cambio a Egipto» afirmó Obama, y agregó que quiere «ver a la oposición y al presidente Mursi manteniendo conversaciones constructivas para mover el país hacia adelante», dijo Obama durante una conferencia de prensa en Pretoria.

En tanto en la plaza Tahir, los manifestantes opositores ya instalaron más de 150 carpas para aguardar allí la manifestación de mañana, al cumplirse el primer aniversario del gobierno de Mursi.

Los manifestantes juntaron firmas que entregarán mañana al Tribunal Supremo Constitucional para exigirle al presidente su renuncia y la convocatoria a elecciones anticipadas.

En ese sentido, el portavoz del movimiento opositor Tamarrud (Rebelión), Mahmud Badr, aseguró hoy en conferencia de prensa que ya consiguieron más de 22 millones de firmas y superaron por amplio margen el objetivo inicial del conseguir 15 millones.

El propósito de Tamarrud era superar los 13,2 millones de votos que obtuvo Mursi en las elecciones presidenciales del año pasado para legitimar el pedido de renuncia y elecciones anticipadas.

Esta semana la organización opositora anunció la creación del llamado Frente 30 de Junio, que propone la renuncia de Mursi y un gobierno de transición de seis meses donde la presidencia la asuma el presidente del Constitucional.

En la conferencia de este sábado, 10 senadores de partidos no islamistas presentaron su renuncia a la Cámara Alta para «ponerse de parte del pueblo y presentar la voz de la oposición».

La Asamblea Nacional por el Cambio -partido político fundado por el nobel de la paz Mohamed el Baradei y que dio origen a las protestas que culminaron con el gobierno del derrocado Hosni Mubarak en 2011- emitió hoy un comunicado en el que instó a los egipcios a llenar las calles y plazas del país.

El pueblo egipcio «se encuentra frente a un nuevo comienzo de la revolución que inició el 25 de enero de 2011».

La revolución «fue secuestrada por los Hermanos Musulmanes en complicidad con el Consejo Superior de las Fuerzas Armadas y la bendición de las potencias imperialistas mundiales», remarcó el comunicado.

Por otra parte, islamistas partidarios del gobierno de Mursi, acampan en la plaza Rabea al Adauiya, en el barrio cairota de Ciudad Nasser, donde ayer decenas de miles de personas se congregaron para defender la legitimidad de Mursi.

El mandatario egipcio es criticado desde distintos bandos. Por un lado, los laicos denuncian que quiere imponer el islam en todo el territorio, y por el otro, los salafistas lo acusan de no respetar la doctrina del Corán.

Mursi se reunió en El Cairo con los ministros de Defensa y de Interior, Abdel Fatah al Sisi y Mohamed Ibrahim para ultimar detalles sobre las medidas de seguridad ante la masiva manifestación que se espera para mañana.

El Ejército desplegó un operativo para evitar que los edificios públicos sean atacados, bloqueó con muros de hormigón todos los accesos al palacio presidencial, uno de los lugares que mañana será epicentro de las protestas.

Asimismo, desplegaron blindados en el aeropuerto internacional de El Cairo y en el ministerio de Aviación Civil.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA