Movida evangélica contra los festejos de Halloween

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

 

Este sábado desde las 16:00 la Iglesia Evangélica realizará una serie de actividades en el Parque de las Naciones de la ciudad de San Luis en el marco del evento “Octubrebrillante” para oponerse a las celebraciones de Halloween por considerarlas un culto a la muerte.

 

Qué piensa esta Iglesia sobre esa fiesta

Halloween es una celebración conocida también como Noche de Brujas o Noche de Difuntos. Es una fiesta de origen celta, practicada por los sacerdotes druidas que se celebra principalmente en los Estados Unidos, Canadá, Irlanda, el Reino Unido tomando gran auge en la última década en países latinoamericanos. Dicha celebración se realiza el día 31 de octubre de cada año.

En los orígenes de esta celebración los ancestros familiares eran invitados y homenajeados mientras que los espíritus dañinos eran alejados. Se cree que el uso de trajes y máscaras se debe a la necesidad de ahuyentar a los espíritus malignos.

Su propósito era adoptar la apariencia de un espíritu maligno para evitar ser dañado.

Se dice que en la noche de Halloween la puerta que separaba el mundo de los vivos del más allá se abría y los espíritus de los difuntos hacían una procesión en los pueblos en los que vivían.

En esa noche los espíritus visitaban las casas de sus familiares,y para que los espíritus no los perturbasen los aldeanos debían poner una vela en la ventana de su casa por cada difunto que hubiese en la familia. Si había una vela en recuerdo de cada difunto los espíritus no dañaban a sus familiares, si no era así los espíritus los perturbaban por la noche y los hacían caer entre terribles pesadillas.

Truco o trato

 

Originalmente el Truco o trato (en inglés “Trick-or-treat”) era una leyenda popular de origen céltico según la cual no solo los espíritus de los difuntos eran libres de vagar por la Tierra la noche de Halloween, sino toda clase de entes procedentes de todos los reinos espirituales. Entre ellos había uno terriblemente malévolo que deambulaba por pueblos y aldeas, yendo de casa en casa pidiendo precisamente “truco o trato”. Se asegura que lo mejor era hacer trato, sin importar el costo que este tuviera, pues de no pactar con este espíritu (que recibiría el nombre de Jack O’Lantern, con el que se conocen a las tradicionales calabazas de Halloween) él usaría sus poderes para hacer “truco”, que consistiría en maldecir la casa y a sus habitantes, dándoles toda clase de infortunios y maldiciones como enfermar a la familia, matar al ganado con pestes o hasta quemar la propia vivienda.

Como protección surgió la idea de crear en las calabazas formas horrendas, para así evitar encontrarse con dicho espectro. En la actualidad, los niños se disfrazan para la ocasión y pasean por las calles pidiendo dulces de puerta en puerta. Después de llamar a la puerta los niños pronuncian la frase “truco o trato”, “truco o dulce” o “travesura o dulce”. Si los adultos les dan caramelos, dinero o cualquier otro tipo de recompensa, se interpreta que han aceptado el trato. Si por el contrario se niegan, los chicos les gastarán una pequeña broma, siendo la más común arrojar huevos o espuma de afeitar contra la puerta.

Todo esto es lo que secularmente conocemos como Halloween, expresado por quienes lo practican de manera tradicional.

Encuestas realizadas entre comerciantes de golosinas, cotillón y artículos de librería expresan que la fecha de Halloween es la festividad en la que más aumentan sus ventas.

Para los satanistas y brujos esto no es un juego, al contrario, es la ceremonia más solemne del año. Ellos establecieron la noche del 31 de octubre como “la noche de todos los demonios”. El famoso satanista Antón Lavey ha declarado que el día de Halloween es el día de mayor actividad satánica para él y sus seguidores. Estos se disfrazan con máscaras grotescas ensangrentadas pretendiendo representar espíritus malignos (demonios), y de esta manera practican luego la adivinación, bailes y cantos para “ahuyentar” a los espíritus malos y evitar ser heridos por ellos. Es una noche de orgías sexuales, drogas, alcohol y misas negras que incluyen sacrificios de animales y/o seres humanos; donde se bebe sangre y se hacen invocaciones idólatras a dioses paganos que nada tienen que ver con el Dios de la Biblia. Testifican esta práctica exmiembros de sectas, cultos e iglesias satanistas.

 

Principalmente en Estados Unidos ha habido centenares de denuncias de niños desaparecidos en este día. Testimonios policiales de distintos países del mundo revelan cantidad de cadáveres de chiquitos encontrados muertos sin sangre, sin órganos en su interior junto a animales en el mismo estado. El calendario satánico expuesto por el luciferismo en la biblioteca del satanista expone abiertamente la siguiente guía de oración:

 

El 5 de septiembre de cada año comienza para la única iglesia de Satanás en el mundo una serie de 56 días de ayuno y oración con fechas determinadas para interceder juntos por temas como:

 

“Buscar la voluntad de Satanás”, “maldecir el cuerpo de Cristo, “destrucción de la iglesia”… etc.

 

Esta serie de ayunos y plegarias culmina la noche del 31 de octubre, día de la Gran Celebración de comienzo del año Satánico donde se entregan los “sacrificios” alabando al Señor de los Infiernos.

 

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA