Ni la Provincia ni el municipio están preparados para estos fenómenos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

 

Pretender luchar contra los fenómenos climáticos o evitar que suceda es casi igual a pretender que el sol un día no salga. Pero ¿se pueden morigerar los efectos que causan en la población?. La experiencia mundial muestra que sí.

 

Nuestra provincia está ubicada en un punto del planeta donde el clima es muy benévolo. No hay en esta región fenómenos graves como lluvias severas, huracanes, terremotos u otros desastres climáticos.

 

Pero sí debemos reconocer que en la última década la cuestión climatológica cambió y observamos en San Luis la aparición de tormentas fuertes con abundante caída agua, granizo y vientos muy intensos.

 

Y esto no está siendo tenido en cuenta con seriedad por parte de las autoridades provinciales y del principal municipio, como es el de la ciudad capital.

 

En primer lugar no hay servicios eficientes que pronostiquen con profesionalismo el desarrollo del clima. Para ayer viernes tanto desde la ULP como el Servicio Meteorológico Nacional advertían sobre “Probabilidad de lluvias y chaparrones”.

 

En segundo lugar, ¿los estamentos responsables de actuar ante estos fenómenos, están preparados?. Parece que no, o al menos no se vislumbra con protocolo o plan de acción que toda la población debería saber. Da la sensación que acomodan las maniobras según las circunstancias.

 

No ha pasado nada grave hasta acá, pero si estos cambios climáticos avanzan, los gobiernos locales deberían tomar cartas en el asunto y avanzar en un programa contundente, que involucre a todos para estar preparados antes esto hechos.

 

 

 

 

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA