Poggi recibió al nuncio apostólico Emil Tscherrig en Terrazas

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El  primer mandatario, Claudio Poggi,  le pidió  que le haga llegar al papa Francisco, la gratitud como pastor universal de la iglesia y que bendiga a todo el pueblo puntano. El prelado destacó el valor del diálogo, la construcción de la paz y el futuro.  Dijo que  “estamos todos en camino, la provincia desde el punto de vista político y social es un camino continuo para construir la paz, la fraternidad”.

 

A las 11:00, el embajador suizo del Vaticano, Emil Paul Tscherrig, junto al Obispo de San Luis, Pedro Daniel Martínez, y el gobernador, ingresó al edificio de Descentralización Administrativa por una alfombra roja y ante la marcha pontificia entonada por la banda policial.

 

Luego, mientras bendecía a los asistentes y dragoneantes, el nuncio caminó hasta el Salón Blanco, para firmar el Libro de Oro provincial. Adentro del recinto gubernamental, adornado con flores y paredes en tono de la Santa Sede -blanco y amarillo-, Tscherrig fue aplaudido por la esposa del primer mandatario, Sandra Correa; autoridades de los Poderes Legislativo y Judicial; el vicario general de la diócesis de San Luis, Monseñor Fernando Spalla; ministros del gabinete provincial y representantes de los cultos.

 

Asistieron también la presidenta provisional del Senado, María Angélica Torrontegui; la presidente de la cámara de Diputados, Graciela Mazzarino; la presidenta subrogante del  Superior Tribunal de Justicia, Lilia Novillo; la presidenta del Concejo Deliberante de la ciudad de San Luis, Zulema Rodríguez Saá; el intendente de Villa Mercedes, Mario Raúl Merlo; junto a varios jefes comunales de la provincia, concejales de distintos partidos políticos y el rector de la Universidad Nacional de San Luis, Félix Nieto Quintas.

 

“Hay ángeles volando”, interpretó el coro del Colegio Don Bosco con una guitarra de fondo apenas pisó el Salón Tscherrig, quien, acompañado por el obispo y el gobernador, se detuvo a apreciar la canción regalada por los niños.

 

Después un video institucional, repasó los 80 años de la Diócesis puntana. En 1934, mediante una bula, el Papa Pío XI elevó la Iglesia matriz a Catedral y, desde entonces, hubo cinco antecesores del actual obispo que fueron Pedro Tibiletti, Emilio Di Pascuo, Carlos María Cafferata, Rodolfo Laise y Jorge Luis Lona. Para “reafirmar la fe y el compromiso cristiano”, señaló el recordatorio. Inmediatamente, con todo el protocolo que requiere la investidura de un representante en Argentina del Papa Francisco, el nuncio firmó el Libro de Oro.

 

En su saludo, el primer mandatario provincial le dijo: “Su visita nos llena de júbilo y alegría”. “El pueblo puntano se nutre de la fe, la esperanza, la caridad y la paz. Estamos convencidos que en estos valores, se puede construir crecer y progresar. Solamente con paz en las conciencias, en las familias y pueblos podremos aspirar a hacer realidad la hermandad y solidaridad de las naciones del mundo”, aseguró. Asimismo, el gobernador hizo referencia al mensaje que deja la presencia del nuncio, que contiene estos valores de fe, de esperanza, caridad y paz.

 

 

“En el pueblo puntano conviven todos los cultos, en la máxima armonía y respeto, situación que nos enorgullece”. Poggi también le pidió que le haga llegar al papa Francisco, la gratitud como pastor universal de la iglesia y que bendiga a todo el pueblo de San Luis.

 

“Gracias por estar en San Luis y compartir con nosotros un nuevo cumpleaños de nuestra diócesis, queremos hacerlo sentir como en su propia casa”, concluyó. Tras la formal bienvenida, el gobernador le regaló al embajador apostólico una escultura hiperrealista de San Luis Rey de Francia, patrono de la provincia, realizada por el artista Fernando Roberto Pugliese, con el especial pedido de entregárselo a Francisco en nombre de todos los puntanos.   Luego, monseñor Tscherrig le dio un obsequio al mandatario y brindó el mensaje del Papa para la comunidad sanluiseña, en el año de la jornada mundial de la paz.

 

“Estoy muy feliz de poder celebrar con ustedes los 80 años de la fundación de esta diócesis, que significa que un pueblo está peregrinando, está en movimiento”, expresó. “Estamos todos en camino, la provincia desde el punto de vista político y social es un camino continuo para construir la paz, la fraternidad”.

 

Bajo esas virtudes, Francisco, según recordó el nuncio, centra su apostolado.  “El Papa insiste en la importancia del diálogo y el encuentro para estar cerca unos a otros, pero también para crear y construir la paz con el entendimiento necesario. Es importante que estemos dialogando, que continuemos como comunidad que tiene los mismos intereses, construyendo nuestro propio futuro. Esa fue siempre la proposición que ha hecho el cardenal Bergoglio. Desde Buenos Aires cuántas veces ha hablado sobre la importancia de ser pueblo y como tal construir una nación”.

 

Tscherrig también reflexionó acerca de lo que la Santa Sede denomina política del encuentro. “Este es mi augurio para todos ustedes en todas las funciones que tienen: que siempre tengan en vista la importancia de encontrarse los unos a los otros, respetarse como hermanos, es caminar juntos como hermanos”. Y manifestó: “la Iglesia es un símbolo del camino que hace la provincia, que estamos haciendo todos juntos, cada uno contribuyendo con sus posibilidades, su misión al bien común”.

 

Antes de abandonar el Salón Blanco, el nuncio apostólico, enviado directo de Francisco, impartió una bendición especial al pueblo de San Luis. Por último, Tscherrig, junto a monseñor Martínez y el gobernador, escuchó el “Himno de la Alegría”, interpretado por la orquesta Infanto Juvenil de la provincia, el Coro del Colegio Don Bosco y en lenguaje de señas por el Centro de Idiomas de la Universidad de la Punta.

Fuente: Agencia de Noticias

 

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA