Pornografía infantil: Condenaron al ex pediatra del Garrahan, Ricardo Russo, a 10 años de prisión

0

El juez en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 5, Gonzalo Rúa, de la ciudad de Buenos Aires, condenó esta tarde a Ricardo Russo a 10 años de prisión y a inhabilitación perpetua para ejercer la medicina  por encontrarlo responsable de distribución, tenencia y producción de pornografía infantil.

Por el juicio pasaron 38 testigos y peritos, 15 menos de lo previsto inicialmente, dado que “el resto de los testigos que ofrecieron todas las partes fueron desistidos por considerarse innecesaria su declaración”.

La Justicia responsabilizó al pediatra Russo de victimizar a “1.500 niños y niñas diferentes”, mientras que el defensor del médico aseguró que las fotografías producidas por el médico tenían una “finalidad médica”.

En tanto, la abogada querellante por el hospital Garrahan, Susana Ciruzzi, había solicitado 13 años de prisión e inhabilitación perpetua para el pediatra. “Hemos visto y aprendido en este juicio el horror de la pornografía infantil que se asienta en el abuso infantil, porque no hay forma de que un niño sea víctima de la pornografía infantil sin que haya abuso sexual”, sostuvo en su alegato Ciruzzi.

La investigación empezó a fines del año pasado, a partir de una denuncia originada en Estados Unidos. Russo llegó a juicio acusado de haber distribuido 336 videos de explotación sexual infantil facilitados a través de la red Emule, de tenencia con fines inequívocos de distribución de 964 fotos y 68 videos de menores de 13 años realizando actividades sexuales explícitas, y de haber producido 5 sesiones fotográficas de niñas exhibiendo sus partes genitales, a lo que se suman 220 imágenes tomadas a chicos en lugares públicos haciendo foco en la zona íntima.

El pediatra fue detenido en el estacionamiento del Hospital Garrahan en la tarde del pasado 28 de mayo, seis meses después de que un allanamiento en su domicilio particular diera como resultado el secuestro de material vinculado a la investigación. El hospital Garrahan –que es parte querellante en el juicio– aclaró en su momento, a través de un comunicado, que “no fue notificado anteriormente que se llevaba adelante una investigación” hasta el día de la detención. La reacción inmediata fue “instruir sumario administrativo y apartar inmediatamente de sus funciones al profesional involucrado”.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA