Presentaron a dos de los veedores que seguirán los comicios en la Capital

0

El Secretario de Asuntos Electorales, Ignacio Campos, presentó este jueves a dos de los veedores que harán el monitoreo de las elecciones municipales de este domingo


 

Pablo Shabas, Miembro del Consejo de Seguimiento de Elecciones Primarias y Generales de la Dirección Nacional Electoral, dijo que «los veedores serán 10, llegarán este viernes y pertenecen a la UBA, a la UNSM y a la Defensoría del pueblo de la CABA. Verán que este modelo de boleta única electrónica se desarrolle con la mayor tranquilidad y velocidad posible».

«Los veedores visitarán diferentes escuelas, como se ha hecho en otras oportunidades para ver cómo se desarrolla la votación. Pero es importante saber que su función es solo mirar y elevar un informe. No son autoridades de mesa ni personal del TEM y no pueden tomar ningún tipo de decisiones. Tienen un protocolo con el cual se manejan, van llenándolo, para informar el desarrollo y la transparencia de la elección. Ellos tienen una amplia experiencia en todas las elecciones que se han desarrollado en la Argentina con voto electrónico, y ellos han sido veedores».

Tienen un bagaje técnico de conocimiento con el cual garantizan la transparencia. Las escuelas son 46 con una superficie geográfica relativamente pequeña con lo cual seguramente podrán visitar todas ellas. El informe se eleva al TEM y garantizan que quienes votan lo hagan de forma privada, que no se transparente el voto, que no se cuestione la forma de votar. En la Defensoría de la CABA se tomaron casi 9 mil casos en las elecciones de esa ciudad, con 200 veedores y de eso surgió más de un 90 por ciento de los votantes estaban contentos con el sistema», dijo Shabas.

Por su parte Carlos Caramello, titular del Postgrado de Comunicación Política de la UBA e Interventor del Instituto Nacional de Revisionismo Histórico e Iberoamericano Manuel Dorrego, aseguró que «Todos las personas que fueron entrevistadas reconocieron haber agilizado su voto con este sistema y todos se sintieron cómodos con ese tipo de votación. El trabajo de los veedores apunta a la transparencia y a la rapidez de la votación y del recuento de votos».

«Se estima que el promedio de votación, incluso algún votante no entrenado, nunca excede los tres minutos, mientras que la mayoría lo hace en menos de un minuto. Los márgenes de error que pudieran ocurrir son subsanables en cuanto a que serán 416 mesas y hay más de 600 máquinas disponibles. Las máquinas son todas iguales, a diferencia de las urnas, por lo que si se acumulara mucha gente, las autoridades de mesa podrían tranquilamente derivar la cola a la máquina de al lado. Este sistema agiliza la votación cuando se hacen las colas con el sobre en la mano para entrar al cuarto oscuro porque si hay una máquina libre pueden ser derivados a ella, no hay inconveniente», concluyó Carlos Caramello.

Share.
SELECCIONÁ IDIOMA