Refugiados y periodistas: Informarse y conocer el fenómeno para contarlo bien

0

El fenómeno de los refugiados para los periodistas y trabajadores de medios de comunicación de San Luis dejó de ser un tema de la sección “internacionales” que uno puede manejarlo con agencias de noticias y se convirtió en una cuestión local, domestica, desde que el gobierno provincial tomó la iniciativa de dar refugio a hombres, mujeres, jóvenes y niños sirios víctimas de una atroz guerra que los obliga a abandonar su tierra.

Ahora convivimos con refugiados, son noticia, no la podemos reelaborar de un cable. Pasa frente a nuestros ojos, están acá y lo tenemos que contar casi en primera persona.

Esto nos pone en la posición o en el compromiso profesional de profundizar en los conocimientos no sólo de dónde vienen y sino también como abordar cada tema. ¿Es conveniente la exposición mediática de los refugiados?, ¿Cómo manejar sus identidades? ¿Vale difundir imágenes de los niños refugiados?, ¿Es ético ventilar sus cuestiones familiares?

Con la finalidad de encontrar respuestas a esos interrogantes, FISAL y Corredor Humanitario San Luis realizaron hoy un taller sobre personas refugiadas que se dictó en el Auditorio de El Diario de la República.

Los expositores fueron Ricardo Augman, jefe del Gabinete de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Nación, quien brindó información sobre la situación psicosocial de las personas que llegan a San Luis en el marco del Programa Siria.

También participaron dirigentes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) Martín Lettieri y Magdalena Masseroni. Ambos hablaron sobre el Marco Legal de Protección Internacional y aportaron algunos consejos sobre cómo tratar los temas relacionados a refugiados en los medios de comunicación.

Por San Luis estuvo La coordinadora del Comité de Refugiados, Liliana Scheines, quien hizo una síntesis  de la experiencia que estaban viviendo con la llegada de los primeros refugiados a San Luis.

Augman puso el acento en el drama que padecen  las personas que tuvieron un desplazamiento forzado y debieron ser refugiadas.

“Estamos frente a cuerpos marcados y almas marcadas” y resaltó: “Son víctimas que sufren el desarraigo,  tienen nostalgia y sufren, aún refugiados, humillaciones”.

Eso le sirvió de pie para advertir sobre el derecho a intimidad y reconocerlos como sobrevivientes.

“No son superhéroes” advirtió al puñado de periodistas que se sumaron a este taller.

Lettieri remarcó que no tener nacionalidad implica no tener derechos y eso convierte a cualquier persona en vulnerable y por lo tanto requiere un tratamiento especial por parte del periodismo.

La otra dirigente de ACNUR, Magdalena Masseroni, aportó a los medios sitios de interés desde donde se pueden descargar imágenes y videos autorizados con un tratamiento correcto del tema refugiados.

Con todo, es necesario que el periodismo esté a la altura de las circunstancias para poder informar con profesionalismo y en el respeto a los derechos humanos de los refugiados.

Share.
SELECCIONÁ IDIOMA