Rodríguez Saá dio una conferencia por el Día de la Soberanía Nacional

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, evocó ayer la histórica batalla de la Vuelta de Obligado al conmemorarse el Día de la Soberanía Nacional durante una conferencia que brindó ayer en el Auditorio de la Casa de la Música en Villa Mercedes.

“Gracias por invitarme a este día a hablar de la soberanía nacional. Una de las fechas patrias en la que es bueno reflexionar sobre esto, meditar sobre lo nuestro. Veo a muchos de los militantes más antiguos, ya la tenemos clara. Pero los más jóvenes por ahí no. Costó mucho que esto se recordara en la Argentina, incluso se declaró el feriado hace poco tiempo”, declaró el mandatario en el inicio de su disertación.

“Esto data de 1845 y para el General San Martín tuvo una gran importancia, él le dio gran valor. Si bien nuestras tropas fueron vencidas, significó un triunfo posterior ante Inglaterra y Francia. Fue algo muy parecido a lo que fue nuestro combate de Chancay, que fue una derrota pero al final nosotros le dimos la importancia de un triunfo”, añadió.

“San Martín consagró la batalla de la Vuelta de Obligado a una gesta similar a la de la independencia. Se equivocan los ingleses o franceses si creen que las empanadas se comen de un solo bocado, dijo una vez San Martín. Él le dio el valor de una parte más de la guerra por la independencia”, dijo.

“Los argentinos tenemos fechas patrias enormes como el 9 de Julio, como el 25 de Mayo, y posee la misma jerarquía este 20 de noviembre.  Y el 17 de octubre también, porque es el nacimiento de la revolución social en la Argentina”, destacó. “Pero los historiadores generalmente poco se refieren a esto. Prefieren valorar otras cuestiones, otros intereses más cercanos al mundo de las pesadillas, y no al mundo de los sueños. Ésta es una fecha inmensa. Sobre todo a la interpretación de la Vuelta de Obligado”, señaló.

“Fue una batalla en la que hubo una enorme desproporción de medios. Duró horas y se produjo en las aguas del río Paraná, en la Vuelta de Obligado, que es cerca entre San Pedro y lo que hoy es Ramallo. Una enorme cuenca que permitiría que las naves inglesas o francesas marcharan lentamente. Ahí se las esperó y se les dio batalla”, evocó.

“El gobernador de Buenos Aires era Juan Manuel de Rosas, y era quien manejaba las relaciones exteriores. Entre esas atribuciones estaba la guerra y la paz, y el cuidado de las aduanas exteriores y las relaciones internacionales. Hay tres razones por las que se producirá el bloque anglo-francés. Primero, qué parecido con la realidad. El primer problema era la deuda externa que contrajo Bernardino Rivadavia, quien tomó una actitud cuestionable dentro del campo de las relaciones exteriores: hizo un tratado de paz y amistad con España al momento que San Martín estaba en el Perú con su ejército, peleando por la libertad. Le da la espalda a la guerra de la independencia, al ejército criollo, a lo que pasa en el resto de Américan y concentra los intereses de Buenos Aires. En este contexto que logra cercanía con las potencias europeas, inventa un préstamo para realizar obras como proveer de agua potable a la ciudad de Buenos Aires, crear otras ciudades y puertos. Parecía muy bueno. Si se hubiese realizado, todo sería distinto hoy. Fueron un millón de liras esterlinas. Pero llegaron muchas menos”, contó Alberto.

“¿Qué hizo Rosas con esta deuda externa?. Los intereses se iban pagando hasta que llegó Rosas. Fue para mí un gran estadista, sobre todo para el interior del país. Y en el manejo de las relaciones exteriores también. No tenía un lenguaje intelectual. No porque no lo fuera, sino porque se distinguía por hablar muy simple. Toda la teoría de la deuda externa está en esta frase de 1835, durante el inicio de las legislativas en Bueno Aires. ‘El gobierno nunca obliga el pago de la deuda extranjera, pero es  manifiesto que hoy nada se puede hacer por ella. Y espera el destino del interior del país para hacerle sentir la misma suerte. Para hablar de la deuda externa, tenemos tantos problemas nosotros que son nuestra propia deuda interna. Arreglemos la deuda interna y la externa seguirá la misma suerte. Pero con la verdad’. Eso dijo Rosas en cinco renglones. Y lo dijo en 1835”, explicó Rodríguez Saá.

“El segundo gran tema fue el comercio exterior inglés y francés. Ellos intentaron abrir nuevas rutas de libre comercio. Unidos con Francia buscaron el libre acceso a los puertos. En Brasil y Uruguay entraban, pero en Argentina tenían que pasar por la aduana. Tenían que pasar por el río Paraná. Y la discusión se trazó en si era navegable o no. Y su soberanía. Tanto el Paraná y el Río de la Plata.  En definitiva, tras la batalla de la Vuelta de Obligado los europeos consiguen triunfar, pero los comerciantes argentinos ya no comerciaron con entusiasmo. Se dieron cuenta del valor de la soberanía. Por eso decimos que fue, luego, un triunfo”, opinó.

“El tercer tema fue determinante. Pertenece al mundo de las pesadillas nuestras. En 1820 muere Belgrano y se marca como el inicio del ciclo de nuestras guerras civiles. Por la falta de gobiernos centrales y las luchas entre unitarios y federales. La figura de Rosas aparece para arreglar esta problemática. El Uruguay tenía una potencia agrícola ganadera igual o similar a la provincia de Buenos Aires completa. El Uruguay tenía una gran influencia de Brasil. La causa del bloque anglo-francés era violentar nuestra soberanía. Sobre nuestros ríos para el comercio anglo-francés y la deuda externa. Ésas fueron las causas grandes”, reflejó.

“La batalla para nuestros hombres la comandó el general Lucio Mansilla. Argentina tenía un bergantín, 2 cañoneras y 4 baterías con 30 cañones. Ellos, los ingleses y franceses,  contaban con 22 buques de guerra, 418 cañones y 880 soldados. La diferencia era enorme. Nos produjeron la derrota. Pero cuando terminó a la noche hay un repliegue, quisieron entrar y no pudieron. Intentaron desembarcar en San Lorenzo, en Ramallo y fueron derrotados. La historia termina con los tratados con los ingleses y franceses, con la protección de nuestros ríos por parte de Rosas y el pago de los aranceles aduaneros a nuestro favor”, valoró Alberto.

“Defendimos nuestra soberanía, nuestros conceptos de independencia económica, la soberanía política y nosotros le agregamos esto de arreglar la deuda interna, con justicia social. Voy a terminar con la letra de una tonada. No es muy conocida, pero me llena de emoción. Es una respuesta de lo que pensamos los cuyanos de la Vuelta de Obligado. La hizo un cuyano de apellido Navarro, riojano. Y los únicos que la han interpretado son Los Cantares de la Cañadita”, remarcó Rodríguez Saá.

Fuente y texto Agencia de Noticias

Compartir.