Rodríguez Saá volvió festejar, el poggismo sobreactuó optimismo y el poncismo, mutis por el fondo

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

 

Hoy finalizó el cuarteto de elecciones que se sucedieron en los últimos meses en San Luis y que implicaron campañas proselitistas muy intensas que llegaron hasta el agotamiento no sólo de los actores políticos sino de la sociedad misma.

Este domingo la ciudad de San Luis votó para renovar siete concejales en una elección que podría haberse realizado junto al último acto electoral del 22 de octubre y evitar un desgaste innecesario, económico y en la gente.

Tal vez este es el principal factor para que esta elección quede en la historia de San Luis donde menos electores fueron a sufragar: sólo votó el 57,74%, o sea de 144.405 ciudadanos habilitados para votar fueron a las urnas 83.385 y un 3,33% de ellos optó por votar en blanco.

Todo conjugado, puede interpretarse como un claro desinterés de los vecinos por el Concejo Deliberante y un desplante al intendente Enrique Ponce.

Este es el escenario en el que se votó hoy y que no opaca la victoria alcanzada por el Frente Unidad Justicialista San Luis que se impuso con el 34,19% de los votos y que derivó en un nuevo festejo de Adolfo Rodríguez Saá, el gran ganador de este año electoral.

Ese número le permitió al peronismo puntano quedarse con tres escaños de los siete que estaban en juego, lo que le  permitirá seguir siendo la primera minoría en el Concejo. Se renovaban tres de sus bancas y las conservó.

El Frente Avanzar y Cambiemos por San Luis, que tiene como principal referente a Claudio Poggi, esperaba otra performance para este domingo porque en su imaginario estuvo la expectativa de ganar la elección , como una suerte de revancha después de lo que les pasó el  22 de octubre. No pudo ser y por eso se observa una sobreactuación de optimismo. Por el número de votos obtenidos logró ingresar dos concejales.

En tercer lugar quedó el frente San Luis Somos  Todos, el espacio político del actual intendente Enrique Ponce, que postuló a su hijo Germán para la reelección. Pudieron con lo justo salvar las dos bancas que ponían en juego.

Enrique Ponce fue el gran perdedor, en estas elecciones y en todos los procesos electorales que se produjeron este año. Tal vez los reveses que recibió no fueron tanto por su gestión como jefe Comunal sino por su transfuguismo político crónico.

Así las cosas, por este año no hay más elecciones. En el balance, hay un ganador: Adolfo Rodríguez Saá; un optimista que sobreactúa alegría por los resultados que es Claudio Poggi;  y un experimento político que naufragó: Enrique Ponce.

Yamila Fernández

Compartir.