Rodríguez Saá y Poggi en un contrapunto por el Plan de Inclusión Educativa

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La relación del gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, y su antecesor, Claudio Poggi, es mala y hasta parece un vínculo político entre opositores.

Poggi tuvo que hacer el traspaso de mando en un despacho y no compartió ninguna de las ceremonias públicas de asunción del nuevo mandatario, que ni siquiera lo mencionó en su mensaje ante la Asamblea Legislativa.

Pero sí se acordó de él este sábado en el almuerzo y reunión que mantuvieron todos los gobernadores del país con el presidente, Mauricio Macri, en la Quinta de Olivos.

Según el diario La Nación, en una recreación que hace del encuentro, Rodríguez Saá tras escuchar las quejas de mandatarios, en especial Alicia Kirchner, por la herencia recibida, se sumó y dijo que tiene un desequilibrio financiero porque su antecesor había puesto en marcha un plan educativo para terminar los estudios (el Plan de Inclusión Educativa PIE) que fue un fracaso y le generó una fuerte erogación económica a la Provincia.

Lo cuestionó directamente y a su modo habló de la herencia recibida. Para el jefe de Estado puntano, Poggi no dejó bien las cosas o no administró bien.

Poggi  reaccionó ante la crítica, algo poco usual en él que hace un culto de poner la otra mejilla, y defendió en su cuenta de Twitter el PIE. Claro que fue una respuesta mesurada, pero se “atrevió” a contradecir.

Poggi fue un globo que se infló y reventó sólo. Logró gustar y desencantar casi con la misma velocidad. Y no fue precisamente por su gestión, que tuvo sus éxitos, sino por su actitud política.

Adolfo y Alberto Rodríguez Saá son líderes políticos y sociales indiscutidos de San Luis. Desde el regreso de la democracia elección tras elección los sanluiseños les renuevan el apoyo.

Saben administrar y ejercer el poder. Confiaron a Poggi el bastón de mando, para que administre, no para que ejerza el poder. Y el ex, pensó que era lo segundo.

Yamila Fernández

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA