Grave denuncia contra la gestión de Ponce por la potabilización del agua

0

En un comunicado emitido este mediodía la empresa estatal San Luis Agua salió al cruce de declaraciones de funcionarios de la gestión del intendente, Enrique Ponce, donde responsabilizaban a la Provincia por la mala calidad del agua que distribuyen en la ciudad capital.

“El tratamiento del agua cruda para entregarla a la población apta para el consumo humano lo debe hacer la Municipalidad de San Luis hace a través de su planta potabilizadora”, señalaron desde la empresa.

“En relación a la provisión hídrica en su contexto general, se deben conocer los siguientes puntos: durante la época estival y su finalización, se producen las lluvias más importantes para la provincia, lo que nos permite llenar nuestras reservas hídricas para disponer de agua durante todo el invierno, época en la que no llueve. Gracias a la numerosa cantidad de embalses construidos por el Gobierno provincial, las ciudades han podido crecer y contar con abundante agua durante todo el año. Esta disponibilidad hídrica, también apareja algunos inconvenientes propios de la naturaleza  imposibles de manejar a gran escala como las grandes crecidas de los ríos; el arrastre de materiales y el ingreso a los embalses con mucha fuerza alterando las condiciones físicas del agua y de quietud en el embalse, lo que puede reflejarse en un aspecto algo turbio”, indicaron en el comunicado.

El tratamiento químico y físico para obtener una buena calidad del agua y entregarla a la población apta para el consumo humano se hace a través de la planta potabilizadora.

El embalse de Río Grande, en conjunto con el de La Florida, son la fuente de provisión de agua cruda para las ciudades de San Luis, Juana Koslay y La Punta. Se entrega la misma calidad de agua cruda a las tres ciudades.

“La ciudad de San Luis cuenta con dos plantas potabilizadoras, que reciben estas aguas. Una de ellas, procesa 250 litros/seg y la otra planta 120 litros/seg., cantidades insuficientes para abastecer a esta ciudad”, precisaron.

“Ambas plantas intentan procesar un volumen de agua mayor al correspondiente, lo que genera un tratamiento ineficiente, que no cumple con los tiempos necesarios para la decantación de los sólidos en suspensión y se refleja, entre otras cosas, en la presencia de olores y sabores desagradables como se ha podido comprobar diariamente”, revelaron.

“Las plantas con las que cuenta la ciudad, fueron calculadas para un determinado número de habitantes. Si la ciudad crece, el municipio debe aumentar la capacidad de las plantas para brindar un correcto tratamiento y abastecer a la ciudad con agua incolora, inolora e insabora”, continuaron.

“Conocer las diferencias y competencias entre agua cruda y potable, es fundamental para que los usuarios de ambos sistemas sepan dónde dirigir sus consultas o reclamos por uno u otro servicio. El agua cruda es administrada por el Gobierno provincial a través de San Luis Agua y refiere a la gestión integrada del recurso que es almacenado y/o transportado por medio de la infraestructura hídrica provincial hasta el ingreso a las plantas potabilizadoras. Allí comienza el proceso a cargo de los municipios, que incluye la potabilización del recurso, lo que la convierte en apta para el consumo humano. El agua ya potabilizada se distribuye por medio de la red domiciliaria que existe en las ciudades, a cada unidad habitacional”, concluye el comunicado.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA