San Luis, una ciudad donde las bicicletas y los ciclistas no tienen espacio

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Pedalear en la ciudad de San Luis es una verdadera aventura y una exposición permanente a sufrir accidentes y también robos. En la primera situación, la capital puntana no tiene una sola calle o avenida con demarcación o espacio para el paso de bicicletas. En la segunda, al no contar con zonas de estacionamiento de estos rodados, los ciclistas se ven obligados a dejarlas “atadas” en cualquier lugar a merced de la delincuencia.

En paralelo, salvo algunos supermercados o hipermercados, los grandes comercios tampoco tienen sitios para que los ciclistas dejen  sus bicicletas mientras realizan compras.

La posición que tiene la ciudad de San Luis respecto al uso de la bicicleta como medio de transporte no es nueva. Hasta este punto de la historia, ningún intendente le dio importancia o incentivo que la gente se movilice o circule en bici.

Los beneficios del “pedal” son extensos no sólo es manera de mantenerse saludable sino también una forma eficaz de cuidar el medio ambiente y descomprimir, en especial  zonas céntricas, de autos.

En los países más desarrollados del mundo, la bicicleta forma parte de políticas de Estado, donde se estimula su uso, en las calles tienen carriles especiales y punto de aparcar muy seguros.

Incluso el gobierno nacional lanzó un plan, aunque tibio, para que en todas las ciudades argentinas la bicicleta sea uno de los principales sistemas de transporte. La idea es ofrecer bicis para uso gratuito.

Lo bueno de a bici

Un estudio elaborado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), impulsado por la Fundación «La Caixa», saca en conclusión que la bici es el medio de transporte urbano que más beneficios aporta a la salud, y que  “más ayuda a escapar de la soledad y que más nos refuerza mentalmente”.

El estudio se ha llevado a cabo en siete ciudades europeas (Amberes, Barcelona, Londres, Orebro, Viena, Zurich y Roma) bajo el marco del Proyecto PASTA, y los resultados provienen de un cuestionario completado por 8.800 personas, de las que más de 3.500 realizaron un test final en el que se incluían preguntas sobre el transporte y la salud, como los medios de transporte que usaban con regularidad o sobre los que más beneficios saludables y bienestar le aportaban. Sobre la salud mental, las cuestiones se referían sobre todo a temas emocionales relacionadas con la ansiedad, depresión, la vitalidad o energía y el estrés, además de las relaciones personales y sociales.

El resultado de esa investigación reflejó por tanto que el transporte activo, especialmente el que se realiza con la bici es el más deseado por los participantes en la encuesta y el más saludable, o el que más beneficios físicos y psicológicos aporta al que lo emplea.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA