Siguen los bombardeos de Israel sobre la Franja de Gaza

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Israel lanzó hoy unos 30 ataques aéreos sobre Gaza causando la muerte de cinco palestinos al tiempo que las milicias de la Franja dispararon cohetes hacia Israel, en el segundo día después del final de una tregua de 72 horas, la más duradera desde el inicio de la ofensiva israelí el 8 de julio.

 

Los ataques israelíes golpearon casas, mezquitas y un club deportivo al cumplirse el día 33 de un asalto israelí que ha dejado más de 1.900 palestinos muertos y casi 10.000 heridos.

 

Durante el alto el fuego, la expectativas estaban puestas en las negociaciones que se estaban llevando a cabo entre las delegaciones palestina e israelí y que ayer quedaron estancadas, pese los informes de que ambas partes estaban cerca de un acuerdo.

 

Egipto, que está mediando entre las partes, sostuvo que las negociaciones estaban progresando e instó a una nueva tregua, pero Israel retiró a su delegación y advirtió que no negociaría bajo fuego ya que al rechazar algunas de las peticiones del Hamas, esto provocó que se reanudasen los ataques contra los israelíes, y estos retomasen la ofensiva sobre Gaza.

 

Azzam al-Ahmed, al frente de la delegación palestina en El Cairo dijo que estaban comprometidos a lograr una tregua.

 

En declaraciones a la prensa, Al Ahmed expresó su esperanza en que las próximas horas serán «decisivas», aunque hizo hincapié en que las reivindicaciones palestinas son «claras e irrenunciables».

 

Al Ahmed se encuentra en El Cairo desde hace una semana y lamentó que en todo ese tiempo aún no haya escuchado la opinión de Israel sobre ninguna de las demandas palestinas, recibiendo toda la información a través de los medios de comunicación.

 

Los palestinos redactaron un documento, posteriormente entregado por los mediadores egipcios a Tel Aviv, en el que exigían a Israel un alto el fuego, la liberación de presos, el desbloqueo económico de Gaza y la apertura de un puerto y un aeropuerto en la Franja, entre otras cuestiones, informó la agencia EFE.

 

Estas peticiones fueron rechazadas por Tel Aviv lo que provocó que el movimiento de resistencia palestino Hamas reanudase los ataques contra Israel, y éste retomase la ofensiva sobre Gaza.

 

Acerca de la posibilidad de hablar directamente con Israel, Al Ahmed aseguró que la delegación «no tiene ningún impedimento en hacerlo» si Tel Aviv accede a ello.

 

En tanto, Israel insiste en no negociar mientras continúen las agresiones procedentes de Gaza, y la delegación israelí que participaba en los contactos abandonó ayer El Cairo y no tiene previsto regresar, según medios israelíes.

 

La Cancillería egipcia dijo que hubo acuerdo «sobre la gran mayoría de los asuntos que son importantes para el pueblo palestino», pero algunos puntos en los que había indecisión limitaron el acuerdo.

 

En ese sentido, subrayó que la forma en que venía la negociación «debería haber dado lugar a una aceptación de renovar el alto el fuego», consignó la agencia de noticias palestina Maan.

 

A pesar de retirar todas sus tropas de Gaza al comenzar la tregua, el martes, Israel mantuvo fuerzas a lo largo de la frontera, listas para responder ante la reanudación de los combates.

 

El bombardeo de hoy contra una mezquita eleva el número de templos atacados a 63 totalmente destruidos y más de 150 dañados, además de dos iglesias que han sufrido daños.

 

Los ataques también dañaron más de 32.000 viviendas y desplazaron a unas 485.000 personas, un tercio de la población de Gaza.

 

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recordó ayer la necesidad de que israelíes y palestinos puedan convivir «pegados» y «en paz». Y para ello Israel debe «reconocer» que el pueblo palestino también tiene «reivindicaciones legítimas» y que «también están en su tierra y en su barrio».

 

Por otro lado, puso en duda que el premier israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, estén en condiciones de firmar la paz, sostuvo Obama en una entrevista concedida a The New York Times.

 

Recordó que los niveles de popularidad de Netanyahu aumentaron desde el inicio de la operación militar y que «si no siente algo de presión interna, es difícil que tome compromisos como los asentamientos» israelíes en Cisjordania.

 

En relación a Abbas, Obama percibe «un problema diferente»: mientras que Netanyahu es «demasiado fuerte», el líder palestino es, «demasiado débil» para unir fuerzas.

 

«Va a requerir que tanto palestinos como israelíes miren más allá de mañana. Lo más complicado que tenemos que hacer los políticos es adoptar una visión a largo plazo de las cosas», concluyó.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA