Sofía, pelear y ganarle al cáncer con el cuerpo y la actitud

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

A Sofía González, puntana,  tiene 27 años y cuando tenía 25 le diagnosticaron linfoma Hodgkin, un cáncer que comienza en los glóbulos blancos y una de las curas posibles es un trasplante de médula y ella lo recibió a fines de abril después de una larga lucha y adversidades que logró sortearlas.

Sofía fue pionera en el roller hockey provincial, estudiaba Instrumentador Quirúrgico cuando le detectaron la enfermedad.

Hoy está bien y su estado de salud evoluciona favorablemente. Está cada día más fuerte.

Su papá Rafael, tiene una larga lista de agradecimientos, entre ellos colocó a  la Provincia “por el acompañamiento permanente en cada etapa de la enfermedad” de su hija.

Este camino de lucha comenzó cuando a Sofía le detectaron el linfoma en el Hospital San Luis. “Inmediatamente la derivaron al Instituto Curie en Buenos Aires. Ahí fue cuando las asistentes sociales del hospital nos recomendaron solicitar ayuda en Servicio Social del Ministerio de Salud”, contó el padre que en este momento está desocupado, sin obra social al igual que Sofía, lo que los obligó a recurrir en busca de ayuda.

“Aquí nos ayudaron en todo, desde el primer momento, hasta el día de hoy. Nunca nos llegó una droga oncológica tarde, ya que es importante en este tipo de pacientes tomar la medicación en tiempo y forma. Siempre hubo un seguimiento y contención de nuestro caso”, relató, y agradeció a todo el personal del Programa Coordinación de Urgencias y del Subprograma de Servicio Social del Ministerio de Salud de la Provincia.

Es así que, desde que Sofía comenzó con los diferentes tratamientos oncológicos y el posterior trasplante, el Ministerio de Salud se hizo cargo de medicamentos, traslados, estadías, internaciones, estudios, crío preservación de células madres, pretrasplante y trasplante.

La enfermedad de Sofía pasó por diferentes fases. Después del diagnóstico del Instituto Curie, en el hospital de San Luis, las médicas oncólogas hicieron el contacto para poder hacer el trasplante en Córdoba. “En la primera consulta, Sofía no estaba en condiciones  y tuvimos que esperar un año para estar bien”. Hubo controles en Mendoza y Córdoba, días de hasta 4 sesiones de quimioterapia. Hasta que llegó el momento del trasplante en el Hospital Privado de Córdoba. “Nunca bajamos los brazos, esta situación difícil cambió nuestras vidas, nos enseñó mucho. Aprendimos tanto de medicina como de fortaleza y organización para poder salir adelante”, dijo el hombre que, junto a su esposa Sandra y su hijo Federico, transformaron sus vidas para el bienestar de Sofía, y  que asegura que “nunca hay que perder la risa para poder estar bien”.

“Todos los gastos que tuvimos, siempre los cubrió el Gobierno provincial. Siempre tuvimos la predisposición de todas las áreas. Lo destaco, porque a veces la gente no sabe lo que significa una enfermedad de este tipo, es muy caro el tratamiento. En el tiempo que Sofía estuvo internada en Córdoba nos cubrieron todo. Además, tuvimos el seguimiento permanente desde el Ministerio, para conocer su estado. La gratitud que tengo es grande, nunca nos hicieron esperar, eso lo destaco”, agregó Rafael.

Sofía está bien luego del trasplante y ya salió del cuidado intensivo.  Ahora, comienza una etapa de cuidados, hasta llegar al alta definitiva, mientras pinta mándalas hasta poder volver a su casa.

Fuente Ministerio de Salud

Compartir.