Toda la UNSL se capacita para cumplir con la “Ley Micaela”

0

La educación y la información son las herramientas más efectivas con las que se podrá combatir el flagelo social de la violencia de género.  La Universidad Nacional de San Luis va en esa dirección y ahora toda su comunidad está compartiendo conocimientos a partir de la “Ley Micaela”, una norma vigente desde este año y que establece “la capacitación obligatoria en la temática de género y violencia contra las mujeres para todas las personas que se desempeñen en la función pública en todos sus niveles y jerarquías en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de la Nación”.

Desde la casa de altos estudios indicaron que “luego de la etapa de formación destinada a las autoridades, tuvo lugar otra instancia de capacitación destinada a replicadoras y replicadores de la Ley 27.499 que la Institución firmó su adhesión el pasado 7 de junio. En esta etapa participaron representantes del claustro docente, no docente y alumnos”.

En este marco Vanesa Vázquez Lava explicó que “la propuesta estaba basada en dos partes: una más conceptual, que es lo que desde la Universidad de San Martín (UNSAM) creen que son los conceptos, lineamientos y metodologías que hay que transmitir para sensibilizar y lograr una primera aproximación a los distintos claustros sobre la temática, y por otro lado dinámicas vinculadas a lo pedagógico y lo didáctico”.

“Las instituciones tienen márgenes muy claros de actuación, para ello es necesario que los capacitadores conozcan las normativas y cómo actúa el protocolo. Hay mucho material de estudio que deben saber transmitir para que la otra persona sepa cómo acompañar (…) Los dispositivos están, hay que saber vehiculizar”, sostuvo Vazquez Lava.

Por su parte Luciana Papazian, integrante de la Dirección de Género en el área de contenidos y comunicación, fue la encargada de la parte práctica de la capacitación, que se basó en ejercicios ligados a los conceptos de espacio y cuerpo y a cómo los cuerpos se mueven en esos espacios y la relación de esto con la violencia.

Al estar destinada a los grupos que se encargarán de replicar estos conocimientos, esta segunda etapa de formación implicó una dinámica diferente a la capacitación que se realizó por la mañana, que fue mucho más técnica.

“La importancia de esta instancia es poder transmitir las dinámicas que trabajamos en otras universidades y poder pensar las especificidades tanto de los claustros, como de los espacios en los que el estudiantado se mueve y cada uno de los ambientes por los que transitan”, sostuvo Papazian.

Fuente Prensa UNSL

Foto UNSL

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA