Uganda se rinde ante el Papa Francisco

0

El papa ha iniciado su jornada con una visita a los santuarios anglicano y católico de los mártires de Namugongo en Uganda.

 

En su homilía, Jorge Bergoglio ha destacado el compromiso religioso por parte de 22 cristianos nobles y cortesanos del Rey Mwanga que por fe se opusieron al rey, por lo que fueron martirizados entre 1885 y 1886 hasta ser degollados y quemados vivos.

 

Fueron beatificados en el año 1920 por Benedicto XV y canonizados por Pablo VI en 1964. Previo a la celebración de la misa, el Pontífice visitó el santuario anglicano donde oró en memoria de los mártires y después depositó un ramo de flores y mostró una placa de conmemoración. Después ha oficiado una misa multitudinaria en el área católica del santuario. En su discurso ha querido resaltar una vez más la importancia de la familia y el respeto hacia la sabiduría de los ancianos. Terminó sus palabras entre aplausos y vítores diciendo «omukama abawe omukisa» (que dios les bendiga). Tras el acto, se ha trasladado en el Papamóvil para hacer un recorrido saludando a los fieles allí congregados.

 

 

Se espera que durante el día de hoy se traslade a Kampala, la capital del país situada a 43 kilómetros de Entebbe y visite la casa de la caridad de Nalukolongo y se reúna con obispos, sacerdotes, religiosos y seminaristas en la catedral.

 

 

Caluroso recibimient0

 

Horas después ha llegado a Kampala, capital del país, donde el Papa Francisco tenía previstas cuatro citas. La primera de ellas ha sido el encuentro con los jóvenes en el recinto Kololo Air Strip, donde fue recibido con un fervor desmesurado cual estrella de rock y ante gritos constantes de «¡Papa te queremos!», los guardias tuvieron que contener a la multitud de fieles que pretendían derribar el cordón de seguridad para acercarse lo máximo posible a su santidad.

 

Bergoglio ha llegado al centro del recinto saludado a todos los feligreses subido en el Papamóvil, y una vez allí ha escuchado los problemas de dos jóvenes llamados Emmauel y Winnie.

 

Ambos trasladaron al Pontífice lo difícil que les resulta la vida a causa de los graves episodios que han vivido. Después de escucharles con atención, Francisco ha querido dar un mensaje esperanzador a esos dos jóvenes y al resto de personas congregadas dando un discurso en castellano en el que ha resaltado que es necesario superar las dificultades, transformar lo negativo en positivo y continuar con la oración. «Si transformo lo negativo en positivo soy un triunfador», ha dicho el Papa.

 

 

El siguiente evento ha sido la visita a la casa de la caridad Nalokolongo. Sus palabras en italiano han remarcado la necesidad de la ayuda con los enfermos, los niños y los ancianos. «Como cristianos no podemos estar esperando a ver qué sucede sin hacer nada». El pontífice ha señalado una vez más la necesidad de preocuparse por las cosas simples y cercanas en lugar de caer en el consumismo: «Es más importante lo que somos que lo que tenemos».

 

Francisco llegó ayer alrededor de las cinco de la tarde, hora local, al aeropuerto de Entebbe, una de las ciudades más importantes de Uganda, donde fue recibido por el presidente y una comitiva oficial, donde no faltaron los bailes tradicionales ni tampoco los honores. Después se trasladó a la casa presidencial donde el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, le agradeció el haber incluido Uganda en su primera gira africana y, posteriormente, dio un discurso frente a catecistas y profesores.

 

El Papa resaltó la bendición que Dios dio a África en cuanto a recursos naturales, especialmente a Uganda, y recordó a los dirigentes su compromiso de mantener la naturaleza. Elogió la labor de los profesores y catequistas

Share.
SELECCIONÁ IDIOMA