Un satélite chino detectó posibles restos del avión desaparecido

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Imágenes de un satélite chino muestran lo que podrían ser restos del desaparecido avión de Malaysia Airlines flotando al sur de Vietnam, cerca de la ruta original del aparato, informó la agencia de noticias estatal china Xinhua.

La revelación podría contribuir con los intensos pero aún infructuosos esfuerzos internacionales para hallar el aparato y ayudar a resolver de una vez el misterio de la desaparición del avión, que salió el sábado pasado desde Kuala Lumpur, capital de Malasia, hacia Beijing, con 239 personas a bordo.

La noticia se conoció horas después de que las autoridades malayas rechazaran críticas de su manejo de la búsqueda del avión pero admitieran que aún desconocen en qué dirección volaba cuando desapareció, en medio de crecientes presiones de China para que Malasia devele la incógnita de qué pasó con la aeronave.

El despacho de Xinhua dijo que las imágenes son del domingo pasado a las 11 a.m. y que parecen mostrar «tres objetos flotantes sospechosos» de distinto tamaño, de los cuales el más grande tiene 24 por 22 metros.

El cable de la agencia china incluye las coordenadas del avistamiento, en aguas frente al extremo sur de Vietnam y al este de Malasia.

Xinhua dijo que las imágenes fueron publicadas hoy por la página web de la estatal Administración para la Ciencia, la Tecnología y la Industria de la Defensa (SASTIND).

El informe no fue confirmado por otros gobiernos involucrados en la búsqueda del Boeing 777 perdido, y el despacho no dijo cuándo fue que las autoridades chinas se percataron de las imágenes y las asociaciaron con la aeronave desaparecida.

Con el tiempo transcurido desde que fueron tomadas las imágenes, es poco probable que lo que sea que se ve en ellas esté hoy en el mismo lugar, según especialistas.

Una flota internacional de 40 barcos y 24 aviones participa en las operaciones de búsqueda, que han cubierto una superficie de 500.000 millas náuticas cuadradas (1,71 millones de kilómetros cuadrados) del sudeste de Asia y que hoy se extendieron hacia la India.

Las dos terceras partes de los pasajeros, 154 en total, eran chinos, y Beijing se ha mostrado crecientemente impaciente con Malasia por la falta de resultados tras cinco días de esfuerzos.

Hoy, el vocero de la Cancillería china Qin Gang, en conferencia de prensa en Beijing, dijo que «hay demasiada información y confusión en estos momentos», por lo que «es muy difícil definir si una información es en verdad precisa».

En Kuala Lumpur, el gobierno malayo defendió su actuación luego de que una serie de afirmaciones, desmentidas y contradicciones de autoridades, expertos y testigos desatara una ola de cuestionamientos a la coordinación en la búsqueda del aparato y a la claridad de las informaciones oficiales suministradas.

«Sólo hay confusión si queremos ver confusión», dijo en rueda de prensa en Kuala Lumpur el ministro de Defensa malayo, Hishamudin Husein, tras asegurar que las autoridades han sido «muy consistentes en todo lo que hemos estado diciendo en estos últimos días».

Hishamudin confirmó no obstante que siguen sin encontrar el aparato o sus restos.

En el plano interno, la misión de búsqueda es también centro de cuestionamientos, sobre todo de los familiares de los pasajeros, que usan los medios y las redes sociales para expresar este descontento.

Malaysia Airlines se trasladó a Kuala Lumpur y atiende allí a 115 familiares, además de adjudicar a cada familia un cuidador para que les ayude en este trance.

«No tenemos ninguna noticia. Nada. Han desaparecido de la faz de la tierra. Si encontrasen algún resto, lo que sea, sería una ayuda, pero no esto», declaró a la televisión australiana ABC Irene, madre de Rod Burrows, en Brisbane.

El primer ministro de Malasia, Najib Razak, pidió hoy paciencia a los familiares de las personas que viajaban en el avión, aunque nadie ofreció una respuesta válida sobre por qué las cajas negras no transmiten, por qué dejó de transmitir el avión, por qué no hay certeza y diversas versiones sobre su última posición.

En concreto, cinco días después de desaparecido el avión, no existen datos concretos que pudieran orientar la búsqueda, como la ruta de la aeronave, si se desvió poco antes de desaparecer de los radares u otra información que -se espera- aparezca en la caja negra.

El director general del departamento de Aviación Civil de Malasia, Azharudin Abdul Rahman, explicó que de los dos radares que registran los vuelos, uno tuvo el último contacto con el MH370 a las 01.21 hora local, informó la agencia de noticias EFE.

El otro radar lo tuvo a las 01.30, y este último situó el aparato sobre el golfo de Tailandia entrando en Vietnam, donde se rastreó desde el primer día,, agregó el funcionario.

Sin embargo, Azharudin consideró que existe la posibilidad de que pudiese haber dado la vuelta, mientras el director general de Aviación Civil reconoció -poco después de haberlo desmentido- que un radar militar captó un objeto sobre el estrecho de Malaca, aunque por las características del radar, no están seguros de que fuese el vuelo MH370.

Alimentando la confusión, ayer, Azharudin dijo que cinco personas se registraron y entregaron sus maletas pero luego no embarcaron, y después la aerolínea aseguró que en realidad fueron cuatro, mientras la policía -ese mismo día- afirmó que todas las personas subieron al avión.

Las autoridades malayas no descartan ninguna hipótesis sobre la desaparición del avión, incluido el secuestro y el sabotaje.

Los familiares de los viajeros chinos reclamaron hoy que se intensifique la búsqueda no sólo por mar, sino también por tierra.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA