Una familia tipo necesitó $5.020,6 en junio para evitar ser pobre

0

Los datos surgen de un relevamiento realizado por FIEL, en el cual se precisó que la canasta básica alimentaria, que determina la línea de indigencia, en el mes pasado subió un 1,2 por ciento.

 

Una familia tipo necesitó en junio un ingreso mayor a $2.817,4 para no ser indigente y una entrada superior a los $5.020,6 para no ser pobre, informó un estudio privado. Los datos surgen de un relevamiento realizado por la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), en el cual se precisó que la canasta básica alimentaria, que determina la línea de indigencia, en el mes pasado subió un 1,2%, mientras que la total, que delimita la línea de pobreza subió un 0,6%.

 

Los datos del estudio exhibieron también que durante los últimos 12 meses, el incremento en la línea de indigencia alcanzó al 46,2%, mientras que la relacionada con la pobreza aumentó un 42,5%. Es que en el análisis de esa entidad se señaló que la canasta básica alimentaria, que fue construida en función de los hábitos de consumo de la población argentina, para una familia compuesta por dos adultos y dos niños en mayo costaba unos $2,784, mientras que el valor correspondiente a la canasta básica total tenía un valor de $4,989.

 

Así, de acuerdo a lo publicado por la fundación FIEL, en el último año se requirió contar con $1.497,4 adicionales para que una familia tipo de la Ciudad de Buenos Aires pueda llegar a cubrir el costo de la canasta de pobreza. Durante junio, el valor de la canasta alimentaria porteña para un adulto costó $911,8, mientras que el valor de la canasta básica total, que no incluye sólo alimentos sino que también se toman en cuenta artículos de higiene y limpieza, subió a 1.624,8 pesos.

Compartir.
SELECCIONÁ IDIOMA