Una multitudinaria marcha en Río de Janeiro despidió a la concejal asesinada, Marielle Franco

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La movilización, de la que participaron miles de personas, estuvo marcada por el dolor y la bronca por el crimen de Marielle Franco en una ciudad militarizada por orden del presidente Temer.

Miles de personas despidieron este jueves en una multitudinaria marcha marcada por la indignación y la congoja a la concejal de izquierda Marielle Franco, asesinada la víspera a balazos en pleno centro de Rio de Janeiro.

El asesinato de la dirigente del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), de 38 años, causó conmoción dentro y fuera de Brasil y llegó a ser el asunto más comentado en Twitter, con etiquetas como #MariellePresente.

En mensajes y comunicados, la ONU y figuras del mundo del espectáculo y del deporte pidieron esclarecer el crimen de una firme defensora de los derechos de las mujeres, de los negros, de los habitantes de las favelas y de la comunidad LGBT, grupos de referencia en los que ella misma se enmarcaba.

Por la tarde, el féretro fue conducido al cementerio de Cajú, en la zona norte de Río, donde ante unas decenas de parientes y allegados un cura católico clamó por “justicia” y pidió que la sangre de Marielle Franco “fecunde nuestra tierra”.

En el centro de Río, los manifestantes, muchos vestidos de negro, fustigaron a la Policía Militar (PM), acusada frecuentemente de abusos y de corrupción, y pidieron el fin de la intervención militar de Rio que el presidente Michel Temer decretó hace un mes para tratar de frenar una ola de inseguridad.

“No acabó, debe acabar, yo quiero el fin de la Policía Militar”, coreaba la multitud. “Basta de muerte, de intervención, llegó la hora de la reacción”, se oía también.

“Estoy devastada, triste, sin esperanza, ella representaba todo lo nuevo que esperamos: una mujer negra, de la periferia, que logró un lugar de representatividad y marcaba todas las grandes causas por las cuales luchamos”, afirma sin poder contener las lágrimas Ana Paula Brandao, también negra de 48 años, trabajadora de una fundación.

Compartir.