Ponce y Poggi se pelean, pero los problemas por las lluvias siguen

0

En una conferencia de prensa adelantó que estudia una denuncia penal contra el primer mandatario porque cree que financia campañas en su contra. Todo se desató a raíz de las intensas lluvias que sacaron a la superficie problemas estructurales de la ciudad como calles no pavimentadas y falta de desagües


 

La relación se venía manejando en un clima de cierto respeto, con críticas entre ellos livianas y hasta entendibles. Pero la lluvia rompió esa relativa convivencia pacífica y volvió a poner sobre relieve los dramas que padecen los vecinos de San Luis cuando llueve: calles anegadas, viviendas inundadas  y barrios inaccesibles.

Desde la Municipalidad dispararon primero. Aseguraron que los problemas son culpa de la Provincia que construye viviendas sin la infraestructura mínima y apuntó a los últimos barrios entregados por el Gobierno.

El gobernador, Claudio Poggi, respondió a los pocos minutos: “La Intendencia se tiene que  hacer cargo de los problemas de la ciudad. Es responsabilidad de la Municipalidad hacer las obras necesarias para evitar que cuando llueva no haya afectados. El agua es una bendición, no puede ser que en la ciudad sea un drama. Si el intendente quiere lo podemos ayudar”.

Y parece que en Terrazas del Portezuelo no esperaron el pedido de ayuda y salieron a hacer algunas obras en los barrios. Pero no lo habrían hecho callados sino que publicitarían las acciones con carteles y resaltarían que esas tareas le correspondían a la Municipalidad de San Luis.

En ese escenario planteado, el intendente, Enrique Ponce, lo tomó como un ataque directo a su gestión y evalúa por estas horas denunciar a Poggi penalmente.

“El Intendente de la Ciudad de San Luis, Enrique Ponce, anunció que evalúa la posibilidad de interponer una denuncia penal para que se investigue la responsabilidad del Gobernador de la Provincia, debido al recrudecimiento de las acciones que se estarían solventando con fondos públicos, con la intención de alentar e incitar el descontento social, con la previsible consecuencia de generar violencia”, señalaron en un parte de prensa desde la Comuna.

“Como parte de esas operaciones ahora se habría ordenado la confección e instalación de gigantografías que responsabilizan al Municipio por las consecuencias sufridas por las recientes lluvias excepcionales, en barrios construidos por el Gobierno Provincial que ha incumplido con la ejecución de obras de infraestructura básica que exige la normativa Municipal”, aseguraron en la Intendencia.

«El Gobernador Poggi está exacerbando el ánimo de algunos vecinos que con toda justicia reclaman por los inconvenientes que tuvieron a causa de las lluvias, inconvenientes a los que la Municipalidad en tiempo y en forma está dando respuesta. La maniobra del gobernador es a los efectos de generar de manera deliberada un conflicto que afecte la estabilidad institucional de la Municipalidad, con el objetivo que solo sabe el Gobernador y por el que él entonces tendrá que responder», observó Ponce.

Lo cierto es que gran parte de los más de 30 años de democracia la ciudad capital y la Provincia siempre fueron de color político distinto. Y siempre esa disputa terminó perjudicando a los vecinos, que están medio de una pelea banal, política y lejana a los intereses de los puntanos.

Por eso, con todo, lo real es que la lluvia sigue y a los que les moja los pie es a los vecinos.

Yamila Fernández

Share.
SELECCIONÁ IDIOMA