En las últimas horas se sumó un nuevo femicidio a la larga lista de asesinatos de mujeres. Esta vez la víctima fue Jésica Minaglia de 30 años, era docente en Santa Cruz y su cuerpo fue encontrado sin vida. El principal sospechoso no solo es su ex pareja, sino también efectivos de la policía de esa Provincia, acusados de estar encubriendo el crimen.

El cuerpo fue hallado en la casa de Jésica, en la ciudad santacruceña Comandante Luis Piedra Buena. Pablo Núñez es cabo de la policía de Santa Cruz y quien informó del cuerpo de su ex pareja. Según declaró, se dio cuenta de lo sucedido cuando fue hasta su casa con el hijo que tienen en común.

La encontró “tirada de cúbito dorsal, con manchas de sangre en la ropa y en el piso”, de acuerdo con sus propias declaraciones. Existen dos hipótesis sobre lo ocurrido con Jésica. Por un lado, está el intento de robo.

Pero las sospechas están orientadas a un femicidio por parte de Nuñez. Los investigadores encontraron un fierro en la escena del crimen: es el que habrían usado para golpearla hasta matarla.

El diario La Opinión Austral publicó que el cabo habría sido encontrado, después de llamar a la policía, desmayado y ensangrentado en el cementerio de la ciudad.

“Exigimos que se investigue hasta el final y no se encubra desde el poder político y desde las fuerzas armadas, este femicidio que angustia a todo el pueblo santacruceño y en particular a la docencia”, publicaron desde la agrupación sindical Tribuna Docente.

Si sufrís o sufriste violencia de género llamá a la línea 144.

Share.