Graves denuncias de ADU: Piden más seguridad para comedores solidarios del Barrio la República en San Luis

0

La Asociación de Docentes Universitarios de San Luis (ADU) y organizaciones barriales que trabajan en el Barrio La República, un precario conglomerado urbano de 60 manzanas ubicado en la zona oeste de la capital puntana, denunciaron hoy que los comedores del lugar fueron atacados el lunes último y despojados de la mercadería que utilizan para alimentar a los vecinos y de las herramientas de construcción de un programa nacional.

El secretario general del ADU, Diego Costa, dijo en diálogo con Télam, que “el comedor Rincón de Luz, fue revuelto y fueron hurtados los elementos con los que contaban” y agregó que el mismo día “el comedor y huerta comunitaria, Granadera Pancha Hernández, donde funciona la cooperativa República Construye, fue objeto de otro ataque similar”.

En este último, aclaró el dirigente, «fueron sustraídas las herramientas de trabajo con las que están iniciando la construcción de un salón comunitario para funcionamiento del comedor, de una panadería y centro de atención y ayuda comunitaria, comprados el año pasado por un valor de $ 50.000”, con fondos de un programa nacional.

Asimismo, Costa afirmó que quienes trabajan ese territorio “no cuentan con ninguna ayuda provincial y tampoco con la seguridad necesaria para garantizar sus tareas”, al tiempo que sostuvo que frente a un “Estado Provincial ausente, hoy solo se cuenta con la ayuda nacional que se torna muy difícil de cuidar por la inseguridad que existe en el lugar”.

Finalmente, Costa agregó que “los referentes de los comedores atacados, realizaron hoy la denuncia policial correspondiente, porque ayer debían esperar hasta las 12 de la noche” en la comisaría más cercana para ser atendidos, ya que los efectivos “se encontraban con exceso de trabajo”, y se complicaba luego volver al barrio, donde “no hay transporte, ni servicios que les aseguren la circulación”.

Por su parte, el referente del Movimiento Territorial de Liberación, Rodrigo Velázquez, manifestó que la fuerza “tiene tres comedores funcionando en el lugar” y que “al hambre y la pobreza” se le suma “la inseguridad” que no sólo pone en riesgo la asistencia que las organizaciones realizan”, sino también “la vida de los referentes territoriales”.

“Luchamos contra la desigualdad con los pocos recursos que el Estado Nacional nos acerca, sin vacunas y sin otra devolución que no sea la lucha cotidiana de los vecinos y vecinas que tratan de organizarse contra el hambre, en un barrio que ha sido abandonado por el municipio y donde no es la primera vez que se ataca a las organizaciones”, indicó.

Los dirigentes coincidieron en la caracterización de la zona “como tierra de nadie”, donde existen mafias enquistadas para la “venta de terrenos” y familias “numerosas azotadas por la desigualdad”, y aclararon que ante el “hambre y la pobreza” se han incrementado las labores de los proyectos comunitarios de trabajo productivo y social.

Indicaron que esos proyectos, en su mayoría son sostenidos por las organizaciones sociales como la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie, Octubres, el Movimiento Evita y el Movimiento Territorial Liberación (MTL), que “nuclean a los trabajadores desocupados y precarizados “. (Télam)

Share.
SELECCIONÁ IDIOMA