Gremio ladrillero reivindicó lucha contra el trabajo infantil y afirmó que es una tarea estratégica

0

La Unión Obrera Ladrillera (Uolra) que conduce Luis Cáceres reivindicó hoy «la vasta trayectoria del gremio en la prevención y lucha contra el flagelo del trabajo infantil» y sostuvo que desde agosto de 2015 «una decisión política de la entidad nacional convirtió ese objetivo en una de sus banderas estratégicas», informó la organización sindical.

Lo aseguró en una nota con Télam el secretario Gremial de la Uolra y coordinador de un equipo especial contra el trabajo infantil, Norberto Cafasso, quien aseveró que esa bandera estratégica «es parte del proceso de formalización en la actividad y de la lucha por alcanzar el trabajo digno y decente con goce de plenos derechos colectivos».

«Para lograr el objetivo, el gremio constituyó un equipo para la erradicación del empleo infantil para realizar actividades en las fábricas ladrilleras y en los hornos de la economía popular, es decir, los hornos sin patrón, en los que cumplen tareas y viven familias», destacó.

El gremio lanzó en su momento la campaña nacional anual “Los únicos privilegiados son los niños”, firmó convenios contra el trabajo infantil con los municipios, fortaleció las trayectorias educativas, vacunó, documentó y produjo actividades en las que el juego tuvo «una importancia estratégica como motor del temprano desarrollo en la infancia y como estímulo creativo para la salud mental y el aprendizaje», afirmó Cafasso a Télam.

El dirigente gremial reseñó que también el gremio realiza charlas y talleres con los padres para analizar la problemática, convocó a actividades en los barrios ladrilleros de recreación, a acciones con políticas de cuidados y culturales y de comunicación.

Varios referentes culturales, artistas y músicos convocados visibilizan la problemática y organizan actividades, en tanto el gremio articuló acciones con los gobiernos municipales, provinciales y nacional para aplicar estrategias destinadas a la infancia ladrillera.

La Uolra trabaja con la Secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) en proyectos de cuidados de la segunda infancia en Mendoza, Córdoba, Misiones y Entre Ríos, y participa en las Comisiones Provinciales para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil (Copretis), en esa Comisión Nacional (Conaeti) y en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que lidera el exsindicalista británico Guy Ryder.

También la Uolra desarrolla acciones en el movimiento obrero e integra la Comisión de Erradicación del Trabajo Infantil de la CGT (CETI), y también trabaja con ambas CTA.

«La Uolra se propuso prevenir el trabajo infantil, favorecer el protagonismo y participación de niños, adolescentes y sus familias con la promoción e integración comunitaria a través de actividades educativas, recreativas, deportivas y de salud. También fortalecer y continuar las trayectorias educativas y acompañar de forma pedagógica y con el juego la reinserción en la escuela», puntualizó Cafasso.

El sindicalista añadió que el gremio también respalda los proyectos que promueven el acceso al cuidado, al trabajo decente y la protección de los derechos de niños y adolescentes, visibiliza en las comunas el flagelo del empleo infantil y genera espacios de articulación entre el sindicato, la Copreti, el municipio, clubes y sociedades de fomento.

«Hay que generar alianzas que prevengan y erradiquen el trabajo infantil. Hay que romper su naturalización e invisibilización. El problema debe ser observado como una grave vulneración a los menores y adolescentes. Para ello, es preciso fortalecer el gremio, generar más institucionalidad y organizar los hornos de ladrillos», afirmo el dirigente.

Y en ese sentido, agregó: «Además se debe promover la formalización laboral, el asociativismo y la innovación tecnológica con la participación de los migrantes, de la juventud y con perspectiva de género».

Para Cafasso, se requieren recursos públicos para ejecutar esas políticas ante la situación de pobreza que, según la Unicef, afectó en el segundo semestre de 2019 al 53 por ciento de los menores como consecuencia de la destrucción de la industria y los ingresos.

«En el segundo semestre de 2020 afectó al 58,6 por ciento de ese sector, por lo que se produjo un retroceso de los derechos. Esa realidad aumentó el trabajo infantil», aseguró.

Cafasso concluyó afirmando que uno de los objetivos del movimiento obrero es el fortalecimiento de las Copretis como herramientas del Estado para intervenir con políticas públicas, por lo que la Uolra participa con las tres centrales en «una ‘formación de formadores’ para la acción a fin de prevenir y erradicar definitivamente el empleo infantil».

La OIT conmemora cada 12 de junio en su Conferencia Anual (CIT), en la que participan Gobiernos, trabajadores y empresarios, el Día Mundial contra el Trabajo Infantil. (Télam)

Share.
SELECCIONÁ IDIOMA