Francisco aplaudido de pie en Naciones Unidas

0

NUEVA YORK, 25 (ANSA) – El papa Francisco subrayó hoy la necesidad de que los los organismos financieros internacionales velen por “el desarrollo sostenible de los países y la no sumisión asfixiante de estos a sistemas crediticios que lejos de promover el progreso someten a las poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia”.

En Pontífice realizó esas declaraciones en su discurso ante la Asamblea General de la ONU.

El Papa dijo también que la limitación del poder es una idea implícita en el concepto de derecho y señaló que “ningún grupo humano se puede declarar omnipotente”.

En su discurso, interrumpido varias veces por aplausos, el papa subrayó hoy que la exclusión económica y social “es una negación total de la fraternidad humana y un grave atentado a los derechos humanos y al ambiente”, y son, añadió, “los más pobres son los que más sufren ese atentado”.

A juicio del Pontífice, los pobres sufren por la exclusión por un triple motivo: “son descartados por la sociedad, son obligados a vivir de descarte y deben injustamente sufrir las consecuencias de los abusos del ambiente”.

Antes de llegar a esos párrafos de su discurso, el argentino Jorge Bergoglio también declaró que “para todas las creencias religiosas el ambiente es un bien fundamental”.

Advirtió hoy que la “la crisis ecológica junto con la destrucción de buena parte de la biodiversidad pueden poner el peligro la propia existencia humana”.

El Pontífice también enfatizó sobre una gobierno mundial “guiado por la ambición del lucro y del poder”.

También destacó que “el derroche de la creación comienza donde no reconocemos ya ninguna instancia por encima de nosotros sino cuando nos vemos a nosotros mismos”.

El respeto por el Medio Ambiente exige, según el Pontífice, el reconocimiento “de una ley moral de la naturaleza humana”.

“Sin el reconocimiento de unos límites éticos naturales” y sin la actuación inmediata de aquellos pilares del desarrollo, “el ideal de salvar la cultura de la guerra y de promover el progreso social” corren el riesgo de “convertirse en un espejismo inalcanzable o peor aún en palabras vacías”.

Al mismo tiempo condenó las armas nucleares y las persecuciones políticas, culturales y religiosas, en especial en Medio Oriente y el Norte de Africa.

Share.