Tibia respuesta del Obispo por comentario del cura que celebró la muerte de Verónica Bailone

0

Está en contra del aborto, pero celebra que las personas se mueran. La actitud del cura de la localidad de Unión, Juan María Casamayor, de burlarse de la muerte de Verónica Bailone no entra en la definición de “desafortunado comentario” o el “Padre derrapó”.  De ninguna manera fue un acto involuntario o inocente, sino todo lo contrario. Responde a la manera de pensar y actuar de este religioso, protagonista de otros escándalos.

El cura Casamayor escribió anoche un comentario en la publicación de la cuenta oficial de Facebook de la Municipalidad de Unión donde se daban las condolencias por el fallecimiento de la vice intendenta de Villa Mercedes: “Estaba a favor del aborto y Dios le ha concedido esa gracia, le abortó la vida”. El mensaje fue borrado.

No es un ingenuo que estaba trasnochado o bajo los efectos de algún alucinógeno o del alcohol. Cree y siente así.

Esa intervención es repudiable desde todos los puntos de vista, pero  también debería ser condenable dentro de la institución a la que pertenece.

Por eso la reacción del Obispo de San Luis, Gabriel Barba, es tibia, casi contemplativa con el cura. Sólo se limitó a pedir disculpas en nombre de la Iglesia y a exigirle al religioso que haga lo mismo, pida perdón por la misma vía. Pedir disculpas es livianito. Sin compromiso.  El jefe de la Iglesia local, al menos debería iniciar una investigación sobre las condiciones del religioso para seguir ejerciendo ese sacramento, porque en los hechos muestra un odio no compatible con su misión.

Share.