El Obispo Martínez valoró la obra de Brochero por su misericordia

0

Conocida la noticia de la pronta canonización del beato Cura Brochero que tendrá lugar en el Vaticano el próximo 16 de octubre, el obispo de San Luis, Mons. Pedro Daniel Martínez Perea, expresó en una entrevista la alegría de la Iglesia en la Argentina, especialmente en la zona de Centro-Cuyo, donde aún resuenan los testimonios sobre su legado espiritual.

Conocida la noticia de la pronta canonización del beato Cura Brochero que tendrá lugar en el Vaticano el próximo 16 de octubre, el obispo de San Luis, monseñor Pedro Daniel Martínez Perea, expresó en una entrevista la alegría de la Iglesia en la Argentina, especialmente en la zona de Centro-Cuyo, donde aún resuenan los testimonios sobre su legado espiritual.

El obispo de San Luis considera que el Cura Brochero es un modelo como cristiano, como sacerdote y como argentino. Como cristiano, asumiendo y fructificando su vida concreta y cotidiana en el tiempo y lugar en el que Dios, desde toda la eternidad, lo llamó a nacer. Fue un ejemplo de sacerdote que unía el cielo y la tierra: en la misa, en los ejercicios espirituales con más de 120 ejercitantes cada vez. Llegando en mula de todos lados, dormían como podían para que él les predicara y los confesara, porque él los educaba en el camino de Dios. Como patriota, en el Bicentenario de la Independencia de nuestra Nación Argentina, la vida del Cura Brochero nos muestra cómo a través de la Iglesia Católica se ha contribuido a formar la Argentina. Si hacemos una lista de sacerdotes, religiosos y laicos que han construido la Argentina, él está en la lista dejando su impronta.

Y en este año particular de la Misericordia, vemos al Cura Brochero que se entregó en esas obras de misericordia espirituales y corporales para que estuviera mejor la gente que vivía en su pueblo. Movió todo y colaboró en la construcción del ferrocarril y los caminos, visitó enfermos, a los necesitados les dio de comer, mostró la misericordia en los ejercicios espirituales. Los últimos años de su vida, ciego, los pasaba rezando el rosario, siempre firme porque la misericordia de Dios lo venció. Por eso, que la misericordia y el ejemplo del Cura

Brochero sirva para reflotar, hacernos acordar de todas nuestras raíces. Que él nos bendiga a todos nosotros, que bendiga a la Argentina, y que bendiga a los sacerdotes para que perseveremos y seamos realmente testimonio de las cosas de Dios.

Fuente: Agencia AICA

Share.